Última actualización: 12.11.19

 

Si bien es cierto que en España el aceite extraído del fruto del olivo tiene un lugar importante en cuanto a los beneficios que tiene su consumo para la salud, el de coco está siendo utilizado con más frecuencia, debido a que se cree que también tiene múltiples propiedades y efectos saludables para el corazón, para el sistema digestivo y para que nuestro cerebro funcione adecuadamente.

 

Aunque sigue estando entre las opciones menos usadas por los españoles, ha surgido cierta polémica entre las opiniones del público con la expresada por los nutricionistas, en cuanto a los beneficios y propiedades saludables para el organismo del aceite proveniente del coco.

 

¿Puro veneno?

El 30 de junio del 2018, la doctora de origen alemán Karin Michels, especialista en Epidemiología, quien trabaja a tiempo completo en la Universidad de UCLA en California, Estados Unidos, y como profesora adjunta en la Universidad de Harvard, transmitió un video controversial de una conferencia que dio en la Universidad de Friburgo en su país natal, denominada “Coconut Oil and Others Nutritional Errors”, o en español “El aceite de coco y otros errores nutricionales”, donde manifestaba su opinión contra el aceite extraído del coco, alegando que es “puro veneno”.

Pero como todo en exceso es malo, obviamente el consumo de aceite proveniente del coco no escapa de esa realidad, ya que si lo usas de forma exagerada puede resultar muy perjudicial, sobre todo a nivel del sistema cardiovascular, y hay quienes piensan que es más sano cocinar con aceite de oliva, pero solo debes consumirlo moderadamente.

Esto se debe en cierto sentido, a que España es uno de los países de mayor producción de aceite de oliva a nivel mundial, siendo evidente que se pueda conseguir a precios muchos más baratos que en el resto de los países a donde es exportado, y por tanto se considere que es el aceite más saludable para el consumo, por lo que se critica que se busque un aceite como el de coco, que puede resultar más caro para cocinar nuestros alimentos.

 

 

Alto contenido de grasas saturadas 

La principal crítica hecha por la mencionada epidemióloga se debe al alto contenido de grasas saturadas que contiene este aceite, ya que cuenta con un 85% del valor total, lo que en comparación con el aceite extraído del fruto del olivo es muy superior, pues éste último apenas tiene 14,3% de esta grasa.

En este punto, es oportuno destacar que con tan solo usar una cucharada del aceite de coco se alcanza los 13 gramos que es el límite diario establecidos por la Sociedad Americana del Corazón, mientras que la Organización Mundial de la Salud fija este nivel en un parámetro del 10% del consumo diario de calorías, señalando expresamente que es preferible consumir grasas insaturadas sobre las saturadas.

Estadísticamente, indican los expertos de dicha Organización que en el caso del aceite del fruto del olivo su porcentaje es del 73% en ácidos monoinsaturados, mientras que el aceite producto del coco tiene alrededor del 5,8%.

En función de estos porcentajes viene el análisis referido a los efectos nocivos de este aceite, pues el consumo exagerado de las grasas conocidas como saturadas produce una mayor cantidad de lipoproteínas o colesterol malo, siendo relacionado con un alto riesgo a sufrir de enfermedades cardíacas.

 

Principales propiedades y beneficios del aceite de coco

El consumo del aceite extraído del coco puede ser beneficioso para el organismo y hay algunos estudios que avalan esas buenas propiedades. Ello se debe a que el principal ácido graso que se encuentra en su composición es el conocido como ácido láurico, el cual se ha relacionado con el aumento en el colesterol bueno en la sangre, dando por demostrado que si tiene algún efecto protector para el corazón.

Asimismo, existen otros estudios que han arrojado resultados donde el aceite de coco podría ayudar a las personas a perder peso, porque de cierta manera favorecen en la aceleración para quemar calorías, aunque señalan que de manera limitada. Pero si piensas que no es buena idea usarlo para cocinar por temor a sus posibles efectos adversos, entonces puedes recibir sus beneficios a través de otras formas de uso.

En este contexto, debes saber que el aceite de coco no es tan malo en una dieta saludable, siempre que lo uses en cantidades reducidas, pero también puedes emplear sus propiedades beneficiosas en rituales de belleza para tu piel o el pelo.

 

 

Si lo usas como un aceite corporal, puedes obtener una agradable textura en tu piel, ya que se convierte en una especie de bálsamo para hidratar al cuerpo. Por otro lado, si lo aplicas sobre tus labios maltratados o resecos, ya sea por el sol o como consecuencia del frío, verás un efecto hidratante casi de forma inmediata. 

Asimismo, puedes hidratar y darle brillo a tu cabello aplicando un poco de aceite derretido en tu cabeza, dejarlo que actúe alrededor de 5 minutos y aclarar con abundante agua. También te puede servir como suavizante para tus cutículas, con una pequeña cantidad en cada dedo y dando un masaje en las cutículas hasta sentir que se ablandan, para que vuelvan a su estado natural.

 

No es tan barato como el aceite de oliva

Si buscas entre los mejores aceites de coco del 2019 notarás que los productos al alcance no son tan baratos como el aceite de oliva, por lo que si te pones a pensar en cuál de los dos aceites es más beneficioso y saludable, es probable que te decantes por el aceite de oliva y dejes a un lado al de coco.

No obstante, lo ideal es saber elegir el aceite de coco que quieres, buscando aquel que sea virgen, de color blanquecino y que se solidifique a temperatura ambiente, así que sí es refinado ni lo mires. 

En este contexto, hay que destacar que este aceite no es para uso diario, por lo que no será imprescindible que lo compres, pero si lo obtienes debes conservarlo en su envase dentro de la nevera, cerrado de forma hermética y no dejar pasar mucho tiempo para usarlo.