Última actualización: 08.04.20

 

Las maquinillas de afeitar actualmente no están diseñadas para ser aparatos de larga duración, sobre todo las desechables, por lo que es muy común tirarlas después de un par de afeitados. Por esta razón, es bueno que conozcas algunas soluciones que te permitirán alargar su vida útil para ahorrar dinero.

 

Es cierto que las maquinillas de afeitar desechables ofrecen una solución rápida y cómoda a los problemas inmediatos de afeitado, pero también es cierto que pierden su eficacia al poco tiempo de uso, incluso después de la primera pasada, siendo necesario comprar una nueva para la siguiente afeitada, lo que a la larga podría afectar nuestro bolsillo y resultar muy poco amigable con el medio ambiente, debido a la cantidad de maquinillas de plástico que son desechadas por día en el mundo. Por lo tanto, hay un práctico método que nos puede servir para disminuir estos aspectos negativos a corto plazo, siendo capaz de aumentar ligeramente la vida de nuestras maquinillas, solo es necesario tener a la mano unos vaqueros viejos.

 

¿En qué consiste el método de los vaqueros?

Esta es una de las técnicas más baratas y rápidas para ayudarnos en el mantenimiento de las maquinillas de afeitar, aunque es cierto que esto no te asegura que tendrás un equipo desechable por meses, sino quizás por un par de afeitadas más. En este sentido, el método está pensado para afilar las cuchillas y remover un poco la suciedad, para esta tarea es necesario un tejido áspero pero delicado al mismo tiempo, tal y como el que tienen la mayoría de los vaqueros, sin embargo, para evitar daños a la prenda es recomendable utilizar unos vaqueros viejos o de poco uso.

Una vez los hayamos elegido, hay que estirarlos sobre una superficie dura y colocar la parte de la bota o el ruedo cerca de nosotros, ya que es el área que utilizaremos para no afectar la durabilidad del pantalón. La acción es sencilla, solo debes sujetar la maquinilla por el mango y frotar su cabeza entre 20 y 30 veces por la superficie de los vaqueros. Es importante moverla en la dirección opuesta a la de corte, debido a que de este modo estarás realizando el afilado correcto de las cuchillas.

Este método es uno de los más efectivos gracias al impacto que tiene la tela rugosa al deslizar la maquinilla sobre ella, logrando recuperar el filo que se pierde poco después de la primera afeitada, lo que te permite alargar su utilidad y evitar desecharla de forma inmediata.

Otros métodos para disminuir el uso de las maquinillas de afeitar desechables

Aunque no es la preferida por todos los usuarios en el mundo, ciertamente es una de las opciones más prácticas, nos referimos a las afeitadoras eléctricas, que te brindan afeitados rápidos en pocos minutos y funcionan con corriente directa o baterías que hacen posible usarlas de manera continua e inalámbrica, además, sus cuchillas suelen tener un nivel bajo de desgaste para garantizar su vida útil.

No obstante, el aspecto negativo de este tipo de maquinillas es que suelen brindar un afeitado superficial, que por lo general es para mantener el estado de la barba, cabeza u otras partes del cuerpo, por lo que muchas personas deciden continuar con el uso de la maquinilla desechable como complemento de los equipos eléctricos.

Otras de las opciones son las tradicionales y efectivas maquinillas clásicas de barbero, que están compuestas por unas hojas filosas de metal que usan los profesionales para lograr los mejores acabados en el corte, pudiendo eliminar casi en su totalidad el vello de cualquier parte del cuerpo. No obstante, hay que tomar en cuenta que podrían resultar perjudiciales para las pieles más sensibles, causando irritaciones o cortes si las usas de forma incorrecta. Por consiguiente, este tipo de maquinillas requieren una inversión de tiempo para aprender a utilizarlas de un modo seguro.

Otro beneficio de usar la maquinilla de afeitar clásica, es que está diseñada para sustituir las cuchillas de manera práctica y económica una vez que ya no brinden el afilado deseado, de este modo, puedes mantener una afeitado óptimo de forma continua. La estructura de este tipo de maquinilla por lo general está elaborada de acero o metales resistentes, que pueden durar por años antes de que debas cambiar el modelo por uno nuevo. Asimismo, su diseños suele ser atractivo y sencillo para que puedas llevarla con comodidad a todos lados, tal y como harías con una maquinilla de afeitar desechable.

Por otro lado, los equipos eléctricos tienen diseños más robustos, pero son más modernos y por lo general ofrecen la posibilidad de incorporar accesorios, peines y guías que sirven para lograr cortes más precisos o específicos, es por esto que también sirven para realizar cortes de pelo. Las mejores maquinillas de afeitar del 2020 (aquí puedes encontrar unas opciones para comprar) también tienen cabezales que puedes adaptar con facilidad a los distintos bordes de la cara y el cuerpo, de esta manera el afeitado es más al ras que con otro tipo de maquinillas.

Tanto las maquinillas de afeitar eléctricas como las clásicas son alternativas adecuadas para disminuir el uso de los modelos desechables, pero entre otras opciones innovadoras están las bases de RazorPit, fabricadas y comercializadas desde 2008 por una empresa Danesa. Esta base está compuesta de material rígido y rugoso y está indicado específicamente para limpiar las cuchillas, aumentando su eficacia hasta en un 90 % según el fabricante, brindando cuchillas casi nuevas en poco tiempo, de esta manera, las maquinillas desechables pueden durar hasta 6 veces más de lo normal.

Los creadores de la marca afirman que es posible ahorrar hasta 120 euros anualmente en la compra de maquinillas de afeitar. De igual forma, algunos usuarios indican que la RazorPit les ha permitido usar la misma afeitadora por 3 meses con acabados óptimos. Su funcionamiento se basa en eliminar la suciedad microscópica que se acumula en los bordes de las cuchillas, lo que mejora a su vez su capacidad de corte y proporciona un mayor rendimiento.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de