Última actualización: 13.07.24

 

Desde hace décadas, las máquinas para tatuar fueron inventadas como un mecanismo de fácil acceso a la tinta para realizar dibujos precisos.

Con el pasar de los años, sus piezas fueron modificadas hasta convertirse en la máquina responsable del arte en la piel.

El tatuaje no es algo sencillo y conlleva mucha práctica para alcanzar precisión.

Aquí te enseñaremos cómo se utiliza una máquina de tatuar correctamente.

 

 

Consigue un lugar limpio

El tatuaje se conoce como un trabajo muy riguroso que necesita de paciencia, pero también es de suma importancia que el lugar esté totalmente limpio, puesto que al perforar la piel puede infectarse y dañar el trabajo.

Asegúrate de cumplir con las normas estándar de higiene para comenzar a tatuar.

 

Utiliza los implementos necesarios

Para cuidar la salud y seguridad del cliente debes utilizar ciertos accesorios para lograrlo.

El uso de guantes quirúrgicos es un requisito indispensable para evitar cualquier contaminación sobre la piel.

Puedes optar por usar un tapabocas de igual forma, aunque no es indispensable.

También ten a la mano toallas de papel para retirar el exceso de tinta de la piel.

 

Sigue las instrucciones

Cada modelo de máquina de tatuar posee un manual de instrucciones que te indicará la manera adecuada de montar la máquina y otros consejos útiles. Comienza con la unión de cada pieza, esterilizando con anterioridad las que sean necesarias.

Después, añade las partes de la aguja al cuerpo de la máquina con mucha delicadeza verificando que encajen.

 

Conéctala a la fuente de energía

Las máquinas de tatuar utilizan un pequeño motor que se activa con un pedal, para poder realizar los movimientos repetitivos sobre la piel mientras se perfora.

Une cada cable a la fuente de poder siguiendo las instrucciones paso a paso.

Seguidamente, conecta el otro extremo con la entrada que está en la máquina y comprueba que el pedal funcione.

 

Acostúmbrate a ella

El secreto para lograr un trabajo limpio y preciso es practicar constantemente y acostumbrarse al peso y forma de la máquina.

Recuerda que tendrás la máquina durante largos lapsos de tiempo, lo que obligará a tus dedos a soportar su peso.

Para tener mayor comodidad, inclina la aguja a 45 grados sobre la piel y apoya la palma de la mano sobre el cuerpo de la persona.

 

 

Recarga los cartuchos de tinta

Se recomienda que, antes de iniciar el proceso, revises si los cartuchos cuentan con la cantidad de tinta necesaria para ejecutar el trabajo.

La tinta que se utiliza para los tatuajes es una mezcla de pigmentos naturales, minerales y sintéticos que hace que se mantenga en la piel por muchos años.

 

Desmonta la máquina

Si deseas que tu máquina conserve su calidad, es importante que la desmontes con regularidad para esterilizar cada pieza por separado y eliminar los restos de tinta y piel que pueden quedar en la aguja.

Utiliza químicos especiales para esterilizar, así como alcohol para realizar las curas y evitar una infección.

Guarda la máquina en su estuche original, lo que mantendrá las piezas en buen estado.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS