Última actualización: 12.07.20

 

En la actualidad el afeitado de la barba es un proceso sencillo que dura unos pocos minutos, pero la historia indica que no siempre fue así. Por esta razón, vale la pena revisar cómo ha sido la evolución de los diferentes objetos utilizados para eliminar el vello del rostro hasta llegar a las modernas maquinillas de afeitar.

 

El ritual de belleza masculino por excelencia es el afeitado de la barba, ya lo hacían los primeros hombres inteligentes hace miles de años, pero para ello utilizaban piedras afiladas, conchas de mar y dientes de tiburón, estos artilugios improvisados tenían un alto nivel de peligrosidad, por lo que no es difícil imaginar que muchos de nuestros ancestros sufrieron serios cortes en la piel, es por esto que con el tiempo crearon las láminas de obsidiana y los cuchillos de sílex, que sin embargo seguían siendo utensilios de alto riesgo.

En cuanto al antiguo Egipto, los hombres utilizaron en un principio piedras pómez, pero más adelante unas cuchillas de metales como oro y cobre. De hecho, los arqueólogos han encontrado instrumentos de rasurado en las tumbas y piensan que estaban colocados allí para que los muertos estuvieran aseados al presentarse ante Osiris. En este caso, hay que tomar en cuenta que el afeitado no era una cuestión meramente estética, sino que respondía a la necesidad de combatir el intenso calor y los piojos.

En Grecia utilizaron la novacila, una especie de herramienta elaborada en hierro que tenía un solo filo. Sin embargo, después usaron la cuchilla egipcia que posteriormente fue evolucionando. Por su parte, en Roma el rey Lucius Tarquinius Priscus había comenzado a utilizar cuchillas de afeitado, pero era un utensilio para personajes importantes y con muchas riquezas, por lo que el pueblo común tuvo que utilizar la piedra pómez durante muchos años más. También, hay referencias históricas que relatan el uso de pinzas para quitar el vello del rostro por parte de los romanos, aunque esto tomaba mucho tiempo.

Entre los intentos por crear métodos de afeitado más eficientes, llaman particularmente la atención los experimentos de John Daniel y William L. Dudley, ya que trataron de aplicar rayos X sobre la zona de la piel donde las personas querían eliminar el vello. Sin embargo, la radiación provocó terribles efectos sobre los usuarios y dejó de ser popular e incluso llegó a ser prohibido.

Más adelante, en el siglo XIX, el barbero e investigador francés Jean-Jacques Perret diseñó la primera cuchilla de afeitado segura. Se trataba de un aparato más amable con la piel, que tenía una banda metálica para evitar que la hoja afilada se cayera durante el proceso, esto permitía realizar el afeitado en casa. Sin embargo, era necesario sustituir constantemente la cabeza de la cuchilla, lo que representaba altos costes de producción y un gasto constante para el usuario. Este primer modelo fue mejorado por los hermanos Kampfe, pero tampoco no lograron un gran éxito.

La aparición de la maquinilla Gillette

King Camp Gillette era un vendedor de la empresa Crown Cork & Seal Company, que vio con interés los tapones para botellas descartables, pensando que podría ser una gran posibilidad de negocio. Así comienza la historia de la maquinilla de afeitar más famosa del mundo. Gillette se convirtió en uno de los empresarios estadounidenses más reconocidos del mundo, gracias a que en 1901 presentó su novedosa maquinilla portátil que superaba el prototipo de los hermanos Kampfe. La maquinilla Gillette tenía a su favor una estructura delgada y fuerte con una hoja de acero estampado.

Como es de esperarse, la mejor maquinilla de afeitar de la época no era precisamente barata. De hecho, fue lanzada al mercado a un precio de 5 dólares, lo que representaba la mitad del salario semanal de un trabajador promedio. Sin embargo, el éxito fue prácticamente inmediato, por lo que la empresa comenzó a tener grandes ventas.

En este punto, el avance de la maquinilla Gillette no tendría marcha atrás. El siguiente paso fue la creación de una maquinilla que mantuviera su utilidad mucho tiempo y que sólo tuviera que ser sustituida la cuchilla. En el año 1903, el ya reconocido empresario King C. Gillette diseñó junto a su amigo William Nickerson una cuchilla de afeitado de doble hoja sustituible. Es así como en 1906 las ventas se dispararon a 300 mil unidades anuales y 500 millones de hojas de afeitar.

Pero eso no es todo, la demanda siguió en aumento y tuvo un nuevo pico en 1914, cuando el ejército estadounidense adquirió 3,5 millones de maquinillas y 36 millones de hojas por motivo de la Primera Guerra Mundial. Además, esto permitió que muchas personas de otros países conocieran el invento de Gillette.

La aparición de la máquina de afeitar eléctrica

Según los datos históricos, King C. Gillette se alejó del negocio en la década de 1930. Es posible que estuviera en desacuerdo con que los hombres utilizaran dos veces la misma cuchilla, puesto que había sido diseñada para una sola afeitada. Sin embargo, la empresa continuó su avance tecnológico y la innovación de sus aparatos para cortar la barba. Actualmente, sigue siendo una de las marcas líderes a nivel mundial en el sector de afeitado masculino.

Pero la competición comenzó muy temprano. Ya en 1923 otro americano llamado Jacob Schick había pensado en agregar un pequeño motor eléctrico a la maquinilla Gillette. Esto permitió crear una máquina para afeitado en seco que fue vendida con éxito en Estados Unidos, Canadá e Inglaterra. Después de esta primera máquina eléctrica, las ventas de las maquinillas descartables disminuyeron, aunque la novedosa máquina eléctrica no ofrecía los mismos resultados de la afeitadora manual.

En la actualidad, las diferencias entre la versión manual y la eléctrica siguen siendo las mismas; la practicidad del producto manual y descartable, un afeitado más al ras, así como una gran seguridad para el usuario. La cifra estimada de ventas alcanza las 2.000 millones de maquinillas de afeitar al año, lo que significa que a pesar de las alternativas como las máquinas eléctricas y la depilación láser no han podido contra el invento de Gillette.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments