Última actualización: 20.11.19

 

 

Se ve sencillo, pero muchas veces la atención a los detalles puede salvarte de daños a tu pelo a la hora de plancharlo. Escapar de los errores más comunes del uso de estos artefactos puede ser el primer paso para aprender cómo utilizar la plancha de pelo correctamente y aprovechar absolutamente todos sus beneficios.

 

El cabello es bastante difícil de mantener en orden. Ya sea que se desordene por el ejercicio, por el paso de las horas del día o porque simplemente amaneció rebelde, la lucha para mantener el cabello peinado es constante y, para evitar frustraciones y poder lograr también peinados perfectos, muchas personas recurren al uso de la plancha para que todo sea más sencillo.

Parece bastante fácil de usar y ciertamente con solo prenderla y colocar una temperatura puedes alisar tu cabello, sin embargo, hay algo muy diferente entre obtener un resultado y conseguir el mejor posible. Esto último se logra encontrando el balance perfecto entre un cabello controlado pero saludable. Hay muchos errores que las personas cometen sin saber el daño que se hacen y, para evitar esto, solo basta tomarse un tiempo para leer qué cosas evitar y qué hacer para poder aprovechar al máximo la plancha de pelo sin efectos negativos que puedan perjudicarte.

 

1) Adquirir la plancha más grande

Es cierto que las planchas de gran tamaño son más vistosas. Usualmente tienen diseños más atractivos y parecen tener un nivel alto de profesionalismo, pero realmente el que una plancha sea grande no tiene nada que ver con la calidad de su resultado.

Aunque este tipo de planchas son adecuadas para cabellos largos y abundantes, esto no significa que sean mejores. Dependiendo de tu tipo de cabello, una plancha de tamaño mediano o pequeño puede ser ideal para ti.

Verifica las especificaciones y elige aquella que realmente se adapte a lo que necesitas.

 

2) Dejar tu cabello mojado

No lo hagas. El debilitamiento del cabello y el deterioro de este por el uso de plancha, la mayor parte del tiempo, se dan por no esperar a que el cabello se seque. Tardar unos minutos más no te quitará demasiado tiempo, pero sí puede prevenir que tu pelo se dañe.

Incluso si solamente está un poco húmedo, espera. Si no lo haces, notarás el exceso de vapor y el sonido de algo quemándose cuando la plancha haga contacto. Esa es la mayor prueba del daño.

 

3) Gastar dinero en la más cara

La regla de oro de las compras es que el producto más caro no necesariamente es el mejor. Por lo tanto, comprar la mejor plancha de pelo de relación calidad precio puede darte el mismo rendimiento que la más costosa.

 

 

4) No limpiar las placas

Residuos de champú o grasa capilar, incluso hebras de cabello que se han quedado atrás. Todo esto se acumula en las placas de la plancha y dificulta el paso de calor, complicando el proceso de planchado. Ten una limpieza de al menos dos veces al mes para mantener tu plancha en buen estado y tu cabello protegido. Tan solo pasar una toallita húmeda puede eliminar la suciedad acumulada. Como también humedecer las placas con vinagre y bicarbonato para matar hasta bacterias que puedan encontrarse.

 

5) Llevar la plancha a la temperatura más alta

A menos que desees que tu cabello se queme, no hay necesidad de usar la temperatura más alta para planchar el pelo. Utiliza siempre la temperatura adecuada y realmente necesaria, sin excederte. Esto prevendrá que tu pelo se debilite, que las puntas se abran y la caída del cabello pueda convertirse severa.

 

6) Pasar la plancha muchas veces

El continuo movimiento y presión de pasar la plancha varias veces sobre el mismo mechón puede resentir las hebras del cabello, debilitándolas y rompiéndolas. Sin importar si usas la plancha para alisar o rizar.

Para evitar esto, pasa la plancha por secciones de cabellos no muy grandes y realiza movimientos largos desde la raíz, sin llegar a tocarla, hasta al menos la mitad del cabello. Utilizar una plancha de titanio es recomendable, pues como calienta con mayor rapidez, se necesitan menos pasadas que una plancha de cerámica para lograr un mejor resultado.

Si llegas a quemar en exceso tu cabellera, el daño puede ser tal que es posible que sea necesario cortar el cabello para recuperarlo.

 

 

7) No usar protector para las altas temperaturas

Antes de cada uso de la plancha, tómate tu tiempo para acicalar tu cabello. Además de lavarlo e hidratarlo, como es recomendado por muchos profesionales, añade el proceso de protección a la rutina.

Aplicar un protector de calor justo antes de comenzar el proceso del planchado puede minimizar los daños del artefacto en tu melena, como evitar la rotura de las puntas y la quiebra del cabello.

 

8) Pasar la plancha con rapidez

Finalizar el peinado no es una competencia, por lo tanto, tómate tu tiempo y cálmate cuando estés planchando tu pelo. Pasar con mucha rapidez la plancha puede encrespar tu cabello y debilitarlo también. No dures más de tres segundos en cada mechón, pero tampoco hagas todo el recorrido en menos de este tiempo.

Utiliza la plancha lo más cerca que puedas de la raíz y suavemente lleva el producto hacia abajo. Sin hacer fuerza excesiva y sin realizar movimientos muy rápidos.

 

9) No lavar el cabello antes

Si no dejas tu cabello impecable antes de plancharlo podrás tener problemas a la hora de alisarlo. La capa de residuos puede hacer que sea más difícil que el cabello se alise, lo que requerirá más pasadas de la plancha y una mayor temperatura, perjudicial para tu pelo. Además de eso, al finalizar notarás que el cabello mostrará un aspecto apelmazado debido a planchar con los residuos. Incluso, algunas veces, la capa de suciedad se nota. Para prevenir esto, lava bien el cabello antes de proceder a plancharlo.

Estos son los errores más comunes que realizan las personas al plancharse el cabello, pero dejar de hacerlo es realmente sencillo. Evita estas cosas y disfruta de un look sensacional.