Última actualización: 12.11.19

 

El tiempo de los esmaltes de uñas líquidos, las brochas y todo el complicado proceso de aplicación de este producto de siempre puede estar cerca de su fin, gracias a la llegada de los nuevos esmaltes de uñas en polvo.

 

Reconozcámoslo el proceso actual de pintarse las uñas es bastante tedioso. Sobre todo en una época como la actual, en la que el tiempo no nos sobra. Y aunque es verdad que eso de sentarnos y dedicarnos unos minutos a nosotras y a nuestras uñas está bien, lo cierto es que esto no siempre es un momento placentero. Entre otras cosas porque el proceso de pintarnos las uñas requiere de pulso, tacto y paciencia, dado que si nos salimos de la zona a pintar el resultado final acabará siendo peor de lo que esperamos.

Por suerte, el último invento de las empresas dedicadas al mundo de la cosmética puede poner fin a los problemas con el pulso y el tacto a la hora de pintar las uñas, al tiempo que nos permite ahorrar tiempo y obtener mejores acabados a la hora de lucir un esmaltado perfecto en nuestras uñas. Hablamos del esmalte de uñas en polvo que es posible que en no mucho tiempo se convierta en el mejor esmalte de uñas del momento (en este enlace encuentras varios productos para elegir).

 

Qué es el esmalte de uñas en polvo

A diferencia del esmalte de uñas tradicional, cuya textura es similar a la de una pasta espesa, este esmalte en polvo se presenta en esa textura. Algo que le da un aspecto diferente y que precisa un proceso de aplicación distinto, con unas considerables ventajas, tanto a la hora de obtener unos acabados más homogéneos sobre las uñas como en lo que a facilitar el proceso de aplicación del producto.

En concreto, este esmalte de uñas en polvo no requiere de brocha, sino que basta con introducir las uñas dentro del bote con el polvo para obtener un resultado perfecto en pocos segundos. Previamente, sí deberemos cumplir con la rutina habitual, de modo que sigue siendo necesario proceder a retirar el esmalte viejo, limpiar la uña de cutículas y aplicar una base. Pero en este caso, hablamos de una base específica, pensada especialmente para este tipo de productos.

Este es uno de los secretos de este tipo de esmalte, dado que, a diferencia de las bases convencionales, esta base y el polvo incluyen cianocrilato. Este componente es uno de los que habitualmente se utilizan en las uñas esculpidas. Tiene el inconveniente de que puede deshidratar y debilitar ligeramente la uña, pero una vez que el producto se retira, la uña recupera sus propiedades al momento. Además, es probable que en un futuro se mejoren tanto las bases como los propios esmaltes en polvo, para incluir elementos nutritivos y paliar los efectos del adhesivo del polvo sobre las uñas.

 

 

Una vez aplicado el polvo, sacudiendo del sobrante, tenemos otra buena noticia. Este polvo no requiere de lámparas, esmaltes ni otros elementos de acabado, sino que una vez aplicado el polvo y seca la superficie de la uña, este esmalte queda resistente y elegante sobre las uñas prácticamente al momento. Así que el proceso de aplicación es bastante más breve de lo que viene siendo con los productos de siempre.

Respecto de su eliminación, el proceso es idéntico al de los productos actuales, bastando un algodón empapado en acetona o cualquier otro producto quitaesmaltes para devolver a la uña su aspecto original. Con este algodón resulta fácil eliminar todos los restos de producto de la uña, tanto esmalte como base, con unas pocas pasadas.

 

Un resultado excelente y duradero

Hemos comentado ya lo cómodo que resulta aplicar estos esmaltes, pero las ventajas principales del producto se encuentran en el acabado de la uña. En concreto, este producto tiene la ventaja de cubrir por completo la uña, sin dejar filos, bordes ni otros elementos sin cubrir. Así que si eres de esas personas con poco pulso a la hora de pintarte las uñas o de las que les es difícil lograr un resultado homogéneo, con este esmalte en polvo puedes olvidarte del problema.

Otra ventaja es que no hay que limpiar cutículas, una vez pintadas las uñas, ni tampoco hay que retirar sobrantes, dado que el polvo solo se pega allí donde está la base. Así que mientras esa base se encuentre correctamente aplicada sobre la uña no habrá un solo fragmento de esmalte fuera de su sitio. Algo que también beneficia a la uña por no tener pegotes de esmalte, como puede pasar con el sistema de pintado de uñas convencional.

Para rematar las ventajas de este producto, es necesario hablar de la resistencia del esmalte. En general, un esmalte de uñas convencional nos puede durar unos días, quizá una semana, dependiendo de lo que tengamos que hacer y de si nuestras manos andan metidas entre amenazas, como productos de limpieza, estropajos y similares. Sin embargo, este esmalte de uñas en polvo tiene una durabilidad estimada que va de dos a tres semanas aproximadamente. De hecho, dura tanto que, en algunos casos, es posible que la uña crezca y el esmalte quede con una zona sin cubrir, de todo el tiempo que puede llegar a durar.

 

 

Disponibilidad y precio

Uno de los inconvenientes que tiene este producto es que, por ahora, no es un esmalte que esté disponible para el público en general, sino que el mismo suele formar parte de la oferta de los salones de belleza y manicura. Por tanto, resulta complicado para las usuarias de a pie encontrar productos en el mercado con los que disfrutar del efecto del polvo sobre las uñas. De todos modos, esto es algo que esperamos que se resuelva con el paso del tiempo, a medida que este esmalte de uñas en polvo se haga más popular.

Respecto del precio, dentro del segmento actual de los salones de belleza en el que los productos se mueven hoy día, el coste de este esmalte en polvo es algo más caro que el de los esmaltes convencionales, aunque dada su mayor durabilidad, puede merecer la pena. De todos modos, en un futuro esperamos también que ese coste caiga un poco, al popularizarse el producto.