Última actualización: 20.11.19

 

Peinar tu melena y mantenerla en su lugar a veces puede necesitar de artefactos como la plancha, sin embargo, ¿estás seguro que estás usando la correcta para tu tipo de cabellera? Para no dañar el cabello y mantenerlo sano, es necesario usar la plancha adecuada para ti.

 

El cabello es una de las cosas más fáciles de cambiar de nuestro aspecto, pues, sin importar lo que se haga, siempre volverá a su estado original. Por esa razón, muchas personas cambian su estilo con frecuencia para verse distintas y probar nuevos looks.

Además de los comunes cortes de cabello, la diversidad de tonalidades naturales que ya existen y el dejarse crecer el cabello hasta que sea bastante largo, muchos prefieren atreverse un poco más y tiñen su cabellera de varios colores, aplican tratamientos químicos, se hacen detalles como reflejos y mechas, etc.

Aunque no lo parezca, a la hora de usar una plancha de pelo, todos los detalles que hacen a tu cabello único influyen en el tipo de artefacto que debes utilizar para mantenerlo sano y con buena forma. Esto es especialmente importante si deseas usar este producto con frecuencia, pues la exposición constante a altas temperaturas con una plancha inadecuada puede dañar tanto el cabello que es posible que debas terminar cortándolo mucho para recuperarlo.

Dependiendo de tu caso, debes buscar la mejor plancha de pelo (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra) para tu situación y, de esa manera, no tendrás preocupaciones de ningún tipo.

 

¿Qué detalles debes verificar antes de hacer la compra?

Las características que debes tener en cuenta son el tamaño de las placas de la plancha, la temperatura a la que llega y si esta es regulable, el revestimiento de las placas y, finalmente, si se trata de una plancha universal, para cabellos finos o gruesos, o para hacer peinados específicos.

 

Placas

 

1)  Las planchas de turmalina

Las planchas que poseen placas de cerámica con revestimiento de turmalina son unas de las más versátiles, especialmente cuando se busca un acabado profesional. La diferencia que estas tienen con las de titanio es que, a pesar de ser un poco menos potentes, son más delicadas con el cabello.

Su suavidad genera menos riesgos de que el cabello se quiebre y esto es una cualidad muy valorada entre las personas que tienen el cabello muy dañado o teñido, especialmente de colores muy fuertes como el azul o el negro. Estas planchas eliminan la electricidad estática, minimizando el frizz y no permiten que el cabello se adhiera a las placas. Estos modelos se recomiendan para cabellos finos y delicados, aunque trabajan igual de bien con todo tipo de cabellos.

 

 

2) Las planchas de titanio

Las grandes de la peluquería. Estas planchas se destacan en el ámbito profesional por la gran potencia que tienen y su maestría al domar hasta las melenas más rebeldes. Sin embargo, esto viene con un precio, pues debido a sus altas temperaturas, el cabello puede quemarse o debilitarse con facilidad.

Debido a eso, es recomendable que este producto se utilice solamente en cabelleras gruesas, abundantes y naturales. Es decir, que no hayan pasado por tintes o por procesos químicos como el aplicado de queratina. Excluyendo los cabellos dañados, se puede decir que este tipo de planchas son universales, pues, además de estas precauciones, es fácil usarlas y el alisado hecho con ellas durará mucho más tiempo.

 

3) Las planchas de cerámica

Estas son aptas para todo tipo de cabellos, sin importar longitud o estado, sin embargo, son para uso ocasional y no frecuente, pues no tienen el mismo rendimiento que sus contrapartes de titanio y turmalina. No obstante, para quienes las necesitan de vez en cuando, son una gran opción.

 

Tamaño

 

1) Mini planchas

Si tienes flequillo, el cabello poco abundante o muy corto, las mini planchas son ideales para ti. Esto se debe a que, más que dedicarse a planchar grandes porciones de cabello, estas se utilizan para los acabados finales. Al tener secciones cortas de pelo, será más fácil alisar desde cerca de la raíz y finalizar con ondulaciones o cualquier forma que desees.

 

2) Tamaño medio

Estas son las más comunes y utilizadas. Son más que todo recomendadas para alisar, aunque, con un poco de esfuerzo, es posible crear rizos y ondas. Estas son ideales para llegar a altas temperaturas y encargarse de cabelleras densas y de longitud media, esas que llegan un poco más debajo de los hombros.

Si no tienes un cabello liso u ondulado, este tamaño es el que, la mayoría de las veces, posee modelos que vienen con placas basculantes, ideales para tratar con cabellos encrespados o rizados. A diferencia de las planchas fijas, las placas basculantes se adaptan a los mechones de cabello, con su flexibilidad, dando un planchado uniforme.

 

 

3) Placas anchas

Las placas anchas son buscadas para usarse con las cabelleras largas por su capacidad de planchar grandes secciones de cabello en una sola pasada. El pelo grueso no se resistirá al planchado, pues estos artefactos son bastante potentes. Este modelo trabaja con óptimo rendimiento tanto en cabellos lisos como rizados y, si quieres tener bucles anchos, esta es la plancha más recomendada para ti.

 

Ten en cuenta esto al planchar tu pelo

Sin importar cuál sea el tipo de plancha que elijas para tu cabello, es recomendable que sigas una serie de pasos antes de realizar el planchado para que tu pelo sufra menos al exponerse a las altas temperaturas y también sea más fácil peinarlo y darle forma.

Hidrata tu pelo con un champú especializado para eso y, si es posible, aplica ampollas reparadoras para que tu pelo esté saludable y fuerte para la sesión de planchado. Lávalo bien para poder deshacerte de suciedad, grasa y residuos de otros productos capilares. Esto hará el trabajo mucho más rápido y sencillo.

Sécalo muy bien antes de plancharlo, ya que, si el cabello está húmedo o mojado, este puede dañarse con mayor rapidez. Para secarlo rápidamente, puedes usar el secador, sin embargo, si prefieres que se seque al natural, solo espera un rato para que el aire lo deje perfecto.

Afortunadamente para ti, conseguir un artefacto adecuado para tu pelo que te dé un buen resultado y cuide tu cabellera no es tan difícil. Solo debes saber cómo buscar y qué tener en cuenta.