Última actualización: 12.11.19

 

Muchas veces desechamos nuestro maquillaje favorito debido a que se ha estropeado por un golpe, el deterioro efectuado por el paso del tiempo o a causa del mal uso que en ocasiones le proporcionamos. Lo que no sabemos es que con algunos trucos caseros podremos recuperar rápidamente su vida útil.

 

Sin duda alguna, siempre habrá un polvo, rubor, sombra o labial que se convierte en nuestro favorito, ya sea por su cubrimiento, el tono, los acabados ofrecidos al ser aplicado, los beneficios nutricionales para la piel, entre otros. Sin embargo, debemos estar conscientes de que los cosméticos pueden sufrir algún tipo de accidente y dañarse, lo que sería una pérdida bastante difícil de aceptar para cualquier mujer. 

De igual forma, está el envejecimiento prematuro que nosotras mismas causamos, por ejemplo, al cerrar mal la máscara de ojos o el esmalte, permitiendo que el aire entre y seque el contenido. Sin embargo, no debes preocuparte, ya que existen muchos trucos para seguir disfrutando de tus cosméticos favoritos por mucho más tiempo.

 

¿Cómo recuperar los cosméticos estropeados con algún truco?

Recuperar el buen estado de tus cosméticos es una tarea más sencilla de lo que crees, para la que sólo necesitarás un poco de ingenio. A continuación, te enseñamos algunos trucos caseros que te serán de gran ayuda.

 

 

Polvo de maquillaje desmoronado

Es muy común que al manipular el polvo de maquillaje se nos escape de las manos, caiga al suelo y debido al impacto se desmorone. Asimismo, si presionamos la esponja de aplicación con demasiada fuerza sobre el polvo, podríamos fracturarlo.

Si algunos de estos casos te parecen familiares, no deberás angustiarte por la pérdida del producto. La solución es muy sencilla, ya que bastará con hidratarlo aplicando unas gotas de alcohol. De esta manera, lograrás unificar nuevamente la estructura del polvo.

Pon manos a la obra y vierte el polvo en un recipiente plástico, termina de pulverizarlo cuidadosamente y aplica unas cuantas gotas de alcohol, el mismo empleado para limpiar las heridas. Claro está, este último ingrediente dependerá de la cantidad de maquillaje que pretendas recuperar. Así, crearás una mezcla que deberás unificar y dejar reposar por un lapso de tiempo no menor a las 12 horas.

 

Labial roto

Si tu labial sufrió algún tipo de accidente al extraerlo o debido a una caída inesperada, deberás saber que estos son otro tipo de cosméticos que se deterioran fácilmente, pero que también posee una recuperación rápida y sencilla. Así, ante su ruptura, la solución es aplicar calor para ablandarlo, logrando de esta manera unir las partes de manera uniforme.

Para llevar a cabo la reparación, necesitarás calentar ambas partes del labial y juntarlas, ejerciendo presión para que se integren correctamente. Después, procede a calentar nuevamente la barra recientemente unida y finaliza la tarea moldeando cuidadosamente con el dedo.

 

Aprovecha tu maquillaje líquido hasta el final

Por lo general, los cosméticos con un cuerpo líquido y cremoso como las bases, correctores e iluminadores suelen comercializarse a través de una presentación cuyo envase es de plástico. Además, incorporan dosificadores o embocaduras bastante estrechas. 

En este sentido, solemos desaprovechar el producto, ya que al tirar el envase dejamos una significativa cantidad de contenido dentro de él. Para evitar esta situación y aprovechar al máximo dicho maquillaje, se recomienda coger una tijera y cortar el área de la base del envase. Después, con ayuda de una espátula pequeña, extraer el cosmético.

 

Activa los componentes de tu esmalte de uñas seco

La razón principal por la que nuestro esmalte de uñas puede llegar a secarse es la entrada de aire al envase, ya que muchas veces no ajustamos correctamente la tapa. De igual manera, un esmalte puede deteriorarse debido a la falta de uso. Cualquiera que sea el caso, no deberás tirarlo a la basura. La reparación del producto sólo requiere de un par de minutos, siendo necesario verter unas cuantas gotas de acetona, ajustar la tapa y agitar enérgicamente.

 

Devuélvele la cremosidad a tu lápiz de ojos

Con el constante uso dado a nuestro lápiz de ojos, no es de extrañar que al deslizarlo sobre el párpado comencemos a sentirlo un poco reseco. De ser esta tu preocupación actual, no deberás desechar el producto, ya que con tan sólo exponerlo al calor por un corto lapso de cinco segundos, podrás recuperar su cremosidad. Claro está, una vez y lo hayas calentado, tendrás que dejarlo reposar para comenzar a usarlo y así no lastimar tu piel.

 

 

Disuelve los grumos e hidrata tu máscara de pestañas

Sin importar la máscara de pestañas que adquiramos, en algún momento de su vida útil comenzaremos a notar que el producto se está secando o que han comenzado a aparecer pequeños grumos. De esta manera, la efectividad del acabado se verá afectada significativamente.

En este caso, las mujeres optan por desechar la máscara y este es un grave error, ya que podemos recuperarla poniendo en práctica dos simples trucos. El primero de ellos es sumergir el producto completamente cerrado en un recipiente con agua caliente por un lapso corto de tiempo. Asimismo, podrás verter un par de gotas de colirio en el interior y agitar para que ambos productos se mezclen.

 

Problemas con el tono de tu base de maquillaje

No importa si se trata de la mejor base maquillaje del momento, este tipo de cosméticos siempre acarrea complicaciones debido a la selección del tono correcto. En este sentido, si compraste una base que en definitiva no se adapta al color de tu piel, no tendrás que desecharla, ya que con este par de trucos podrás aprovechar su poder de cubrimiento.

Por ejemplo, si el producto es demasiado oscuro, al momento de aplicarlo deberás colocar una cantidad de base en un pequeño recipiente y mezclarla con crema hidratante. De esta manera, rebajarás la pigmentación y obtendrás el tono deseado. En caso contrario, tendrás que combinar la base de maquillaje clara con una más oscura para conseguir elevar el nivel de la tonalidad.

 

Solución salina para hidratar el delineador y las sombras

Tal vez tu delineador de ojos ha dejado de pintar como antes o tu paleta de sombras no posee la misma cremosidad y cobertura que antes. De ser así, la solución la tienes en un ingrediente de cocina que utilizas a diario: se trata de la sal, cuyas propiedades poseen la capacidad de activar los componentes de dichos cosméticos para alargar su vida útil. Lo que debes hacer es preparar una solución salina y, en el caso del delineador, tendrás que humedecer su punta con la preparación, mientras que para las sombras deberás aplicar unas gotas sobre la superficie y esparcir para que se hidraten.