Última actualización: 27.10.21

 

El cuidado de las manos es muy importante. Por ello, cada cierto tiempo escuchamos sobre las nuevas tendencias de manicura, y una que está posicionándose actualmente en la preferencia de las mujeres es la rusa, una técnica centrada en el uso del torno para remover la cutícula y aumentar la durabilidad de la manicura.

 

Si te has cansado de hacerte tu manicura en casa, pues tus herramientas solo incluyen un cortauñas y una lima, puedes indagar sobre los distintos tipos de manicura en centros especializados para obtener el mejor cuidado para tus manos y uñas.

Una de las técnicas que está en tendencia actualmente es la manicura rusa, un procedimiento que se centra en retirar la cutícula completamente en seco, utilizando un torno de manicura. 

 

Un poco de historia

Los primeros en utilizar los tornos con fines cosméticos fueron los alemanes con la invención del torno para pedicura en 1968. Sin embargo, el uso extendido de este instrumento en los países del este, especialmente Rusia, para el cuidado de las manos le ha otorgado la nacionalidad rusa a esta tendencia que cobra cada vez más fuerza en España. 

Es, justamente, la difusión de las uñas perfectas y bien cuidadas, que han hecho millones de usuarias rusas en las redes sociales,  la que nos ha mostrado cómo en esta región del mundo es de gran importancia mantener una manicura impecable. 

Por esta razón, son cada vez más los centros de estética que se han especializado en ofrecer este procedimiento complejo de limpieza profunda de la uña.

En qué consiste la manicura rusa 

Como ya mencionamos, el instrumento clave de esta técnica es el torno para uñas con el que se retira la cutícula totalmente. Para ello es necesario tener fresas para manicura rusa, preferiblemente de cerámica, las cuales se adquieren en plataformas de comercio electrónico o tiendas especializadas en productos estéticos. 

Así que con la fresa correcta, y la precisión de la manicurista, se lima la piel de esta área con suavidad dejando un acabado muy limpio. Esto permite que la manicura tenga mayor durabilidad, independientemente de si se realiza un esmaltado para uñas normales, esculpido o esmalte permanente.

Al respecto, es muy importante destacar que, generalmente, las fresas incluidas en los tornos de manicura o pedicura no son de la mejor calidad para realizar esta técnica, ya que pueden lastimar la piel en el intento de remover la cutícula.

 

¿Cómo hacer la manicura rusa?

La finalidad de esta técnica es obtener una separación mínima entre la uña y la piel de los dedos. Es por ello que este procedimiento no se puede realizar en casa, sin conocimientos técnicos previos.

Lo más aconsejable es ir a un centro estético especializado y preguntar si tienen profesionales certificados en este técnica, pues de no hacer la manicura rusa correctamente las uñas pueden debilitarse.

Además, se debe evitar retirar el esmalte posterior a la manicura rusa en casa porque se pueden remover capas de la uña, poniendo en riesgo la salud de esta parte del cuerpo.  A continuación, te explicamos cómo se realiza esta manicura paso por un profesional en el área, con fines informativos y no cómo un tutorial para hacerlo en casa.

Tratamiento de la cutícula: El primer paso consiste en preparar la base de la uña con el empujador de cutículas para levantar la piel sobrante. De allí, se deben revisar los tipos de fresas para manicura y elegir una de punta de bolita o cono fino, para empezar a limar suavemente el exceso de los bordes a una velocidad baja. 

Limpieza de la piel: Seguidamente, se debe cambiar la fresa para limpiar la piel en el borde de la uña y retirar las células muertas. Esta fresa también debe ser apta para pasarla sobre la uña.

Pulido de la uña: En esta etapa se inicia la preparación de la uña para la técnica siguiente, ya sea esmaltado permanente, poly gel o gel acrílico. Para ello se comienza a limar la superficie de la uña para retirar la capa brillante, con mucho cuidado de no excederse en la presión ni en la velocidad del torno.

Esmaltar la uña: Después de los pasos anteriores es momento de aplicar el esmalte permanente, hacer el esculpido de las uñas o solo colocar un esmalte normal. Si este es tu caso, se debe colocar una base y después aplicar dos capas del esmalte para sellar el color con el top coat de tu preferencia.

Hidratación de las uñas rusas

Para finalizar la manicura rusa es necesario hidratar la cutícula, ya que con esta técnica la piel de la zona tiende a resecarse. Por esta razón, el técnico manicurista debe aplicar un aceite de cutículas, para proporcionar vitaminas y minerales a la piel, además de equilibrar el pH y mejorar la textura de la uña.

Además, este proceso no debería limitarse únicamente a cuando te haces la manicura, pues en casa puedes cuidar tus uñas aplicando regularmente aceite de romero, jojoba o aguacate después de lavar y secar bien tus manos. El procedimiento es simple: coloca una o dos gotas en cada uña y da un suave masaje en ella y la cutícula. Después, espera por lo menos una hora antes de mojarte las manos, pues durante este tiempo el aceite se debe absorber en la piel.

 

Manicura en casa

En la actualidad existen tantos tutoriales con los que puedes aprender a realizar tu propia manicura en casa y hasta aprender a hacer uñas permanentes paso a paso adquiriendo tus herramientas y lámpara UV.

Pero, en el caso de la manicura rusa es más difícil intentar hacerlo de forma doméstica, ya que debes empezar por realizar una comparativa de tornos de manicura, y si no tienes experiencia al respecto hasta te puedes confundir al elegir cuál es el más idóneo. 

Lo que sí debes saber con certeza es que un mini torno de metal barato no es el que sirve para realizar procedimientos estéticos, pues esta herramienta de rotación no tiene nada que ver con los cuidados cosméticos.

Ahora que ya conoces sobre la nueva técnica rusa de manicura, y cómo se realiza correctamente, no dudes en buscarla en el centro estético más cercano para empezar a cuidar tus manos y obtener una manicura impecable. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS