Última actualización: 26.02.24

 

Q1: ¿Cómo utilizar el aceite de argán?

El uso del aceite de argán es muy sencillo, por lo que sólo necesitarás verter algunas gotas en tu champú, crema hidratante o jabón de baño líquido.

Además, es adecuado para ser mezclado con cualquier tipo de aceite esencial o, si lo deseas, puedes aplicarlo directamente en la piel.

De igual manera, se hace necesario que verifiques la información suministrada por el fabricante antes de mezclarlo con cualquier producto cosmético de uso diario.

 

Q2: ¿Cómo aplicar aceite de argán en el pelo?

Para usar el aceite de argán sobre el cabello, tienes varias opciones. La primera de ellas es aplicarlo como mascarilla en toda tu cabellera, dejarlo actuar durante la noche y retirarlo a la mañana siguiente.

También, puedes frotar unas cuantas gotas sobre el cabello húmedo o seco y peinarte como lo haces habitualmente para emprender el día a día.

Finalmente, este producto no es grasoso, posee un aroma agradable y no genera ninguna reacción negativa al contacto con el sol.

Q3: ¿Qué propiedades tiene el aceite de argán?

El aceite de argán tiene múltiples propiedades que podremos aprovechar tanto desde el punto de vista estético como medicinal.

Recordemos que posee un alto contenido de vitamina E, que nutre la piel y el cabello.

Asimismo, el ácido oleico actúa como regenerador de los tejidos.

De esta manera, al usar el aceite de argán, estaremos proporcionándole al área del cuerpo a tratar un alto nivel de hidratación, suavidad y uniformidad.

 

Q4: ¿A qué huele el aceite de argán?

Reconocer el aroma del aceite de argán no te resultará muy complicado debido a que este es bastante peculiar.

Claro está, si el producto adquirido no incorpora ningún tipo de aditivo y se encuentra en su forma pura.

El aroma del aceite de argán orgánico combina el dulzor de la vainilla y la calidez del coco, ofreciendo una sensación fresca, relajante y agradable al olfato.

 

Q5: ¿Cómo se hace el aceite de argán?

El argán es un árbol que se cultiva al sur de Marruecos y cuyo fruto es empleado para la preparación de este aceite.

El proceso de fabricación es completamente manual e inicia con la recolección del fruto de argán, que seguidamente es tratado para llevar a cabo la extracción de la almendra que se encuentra dentro de él.

Para ello, se retira toda la pulpa que puede ser aprovechada para alimentar al ganado.

Esta tarea debe realizarse cuidadosamente, ya que la almendra no puede sufrir ningún tipo de deterioro que cause oxidación y pérdida de sus propiedades.

De esta manera, es expuesta a un proceso de extracción que puede ser de tipo industrial, pero que conserva la esencia en estado puro y sin agregar ningún tipo de aditivos que alteren su color, textura o aroma.

Q6: ¿Para qué es bueno el aceite de argán?

El aceite de argán es dermatológicamente indicado para tratamientos de acné, psoriasis y eczemas, así como también es muy usado en caso de quemaduras o cicatrices.

Otra aplicación dada a este producto de origen orgánico es como hidratante, pues le devuelve la suavidad natural a la piel.

Por otra parte, está su función como regenerador y antioxidante, especialmente para las pieles maduras.

 

Q7: ¿Cómo aplicar el aceite de argán en la cara?

Para aplicar el aceite en el rostro, esparce cuidadosamente algunas gotas del producto, según las necesidades de tu piel.

Si planeas usarlo para las arrugas, deberás colocar un par de gotas en la frente, contorno de los ojos y boca. Para ello, puedes realizar un pequeño masaje con la yema de los dedos para que el producto penetre con mayor eficacia.

Si quieres hidratar los labios debes aplicar una gota.

De igual manera, puedes usar el aceite en todo el rostro como mascarilla o colocarlo en un área determinada donde tengas la afección.

 

Q8: ¿Qué aceite es mejor: el aceite de argán o el aceite de rosa mosqueta?

Ambos aceites son de origen natural y proporcionan una carga importante de nutrientes a la piel, que la hidratan y regeneran.

En este sentido, no podríamos decir que uno es mejor que el otro, pero sí existen algunas diferencias entre ellos. El aceite de argán surge de un proceso de prensado en frío realizado en  la almendra de dicho árbol, que se encuentra al sur de Marruecos.

Igualmente, el aceite de rosa mosqueta procede de este mismo procedimiento de extracción, pero aplicado al fruto de una flor oriental.

Con respecto a sus propiedades, tenemos que el aceite de argán contiene ácido oleico y vitamina E, mientras que el de rosa mosqueta le aportará a tu piel antioxidantes, vitamina A, C, B1 y B2. De ahí que se recomiende el uso de ambos de manera complementaria.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS