Última actualización: 29.01.23

 

La copa menstrual es una excelente alternativa a las compresas y tampones. Su uso únicamente requiere un poco de práctica, si bien al principio puede resultar un poco complicado. Si es tu primera vez, lo ideal es que optes por tamaños más pequeños y flexibles para una mejor inserción. A continuación, te contamos cómo utilizar una copa menstrual en sencillos pasos para que no tengas ninguna dificultad.

 

Consulta el manual de instrucciones

Todas las copas menstruales se acompañan de un manual de instrucciones. En este, podrás observar las mejores técnicas para que la colocación sea la idónea. Dedica unos minutos de tu tiempo a leer las instrucciones y a inspeccionar la copa, comprobando su flexibilidad y textura.

 

Relájate y encuentra la postura ideal

Las primeras veces, es importante que estés relajada para que la inserción de la copa menstrual no suponga más que unos segundos. Cada persona tiene una postura ideal específica para ponerse la copa de la manera más sencilla. Hasta que encuentres la tuya, prueba a ponerte en cuclillas para que la vagina ofrezca la abertura óptima.

Lávate las manos

Antes de manipular la copa menstrual, es recomendable lavarse las manos. No olvides que es un producto que debe encontrarse siempre en condiciones de higiene máxima. Lávate, por tanto, bien las manos con jabón.

 

Dobla la copa menstrual

Para introducirse, la copa menstrual debe doblarse. Dependiendo del modelo, es posible que se aconseje un modo de plegado u otro.  Una de las fórmulas más populares es la tipo ‘C’, de manera que la parte más ancha de la copa sea lo primero que entre en la vagina. También muy extendido es el pliegue tipo Punch-Down. Con la práctica, identificarás la fórmula más adecuada para ti.

 

Empuja la copa hacia el interior de la vagina

Con la copa doblada, es el momento de introducirla en la vagina. Empuja ligeramente hacia el interior de la misma teniendo en cuenta cómo es tu cavidad vaginal (si es, por ejemplo, ligeramente curvada, deberás realizar el recorrido haciendo esta forma). Cuando la copa esté en su sitio, se abrirá de manera natural.

 

Asegúrate de que la copa está colocada correctamente

La base de la copa no deberá tener ningún pliegue si está colocada de manera correcta. Para asegurarte, es suficiente con que deslices un dedo hacia el interior y palpes la copa. Puedes moverla ligeramente si notas que no se ha abierto del todo o que debe girarse. Toda esta información te la dirá tu propio cuerpo. Si te sientes cómoda con ella, es que la has colocado de forma apropiada.

Espera entre 8 y 12 horas para vaciarla

Pasado un tiempo prudencial (entre 8 y 12 horas), es el momento de retirar la copa menstrual. Sostén el tirador para extraerla, procurando que la copa esté en sentido vertical. Una vez fuera, vacía el contenido en el inodoro.

 

Lava la copa

Una vez vaciada, enjuaga bien la copa menstrual con un poco de jabón antibacterial. Cuando esté limpia, puedes volver a insertarla en la vagina.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS