Última actualización: 05.08.21

 

La piel de los labios también se regenera y requiere cuidados especiales. Uno de ellos es exfoliarlos, para que estén suaves, hidratados y con una mejor apariencia. Para lograrlo, no es indispensable gastar mucho dinero, se puede preparar un exfoliante de labios casero con ingredientes muy fáciles de encontrar en la cocina.

 

Seguro te ha pasado que al aplicar el labial no logras que quede uniforme. Se aglomera en ciertas zonas o con el paso de las horas comienza a desprenderse. Esto no es más que el resultado de aplicar productos cosméticos sobre unos labios que no han sido tratados previamente. Puede que estén resecos, sucios o incluso agrietados. Por tanto, es prioritario atender su condición antes de darles color.

La buena noticia es que estos inconvenientes tienen solución y todo comienza por utilizar en tu rutina de belleza un efectivo y sencillo exfoliante de labios.

 

3 recetas fáciles para preparar en casa

 

La base de los exfoliantes caseros es mezclar un ingrediente, generalmente graso, con otro que sea ligeramente abrasivo. A diferencia de los exfoliantes corporales que pueden utilizar sal, es mejor utilizar un abrasivo más suave, ya que la piel de los labios es más fina y hay que tratarla con delicadeza. Para ello, el azúcar moreno y el bicarbonato son ingredientes que se pueden adaptar a las necesidades.

A continuación, te presentamos 3 alternativas de recetas muy fáciles de preparar en casa y que son muy eficaces para exfoliar los labios. Con ellas, resolverás tus dudas acerca de cómo hacer un exfoliante casero que deje tus labios tersos y renovados.

 

Con miel

Esta receta es ideal para cuando se tienen grietas labiales, ya que este ingrediente natural tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes. Bastará con mezclar una cucharada de miel 100% pura de abeja, dos cucharadas de azúcar moreno y, finalmente, una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Por otro lado, si dejas la mezcla reposar y no frotas la zona, sirve como mascarilla para labios. Solo debes aclararla después de unos minutos.

Con aceite de almendras

Un humectante ampliamente utilizado en la cosmética es el aceite de almendras dulces, por eso no es de extrañar que también se utilice para los labios. Mezcla dos cucharadas de aceite de coco, dos de aceite de almendras y dos de bicarbonato. Con esta receta es sencillo realizar un peeling labial suave y de aroma delicioso.  

 

Con cera de abeja

La cera de abeja es otro producto natural muy útil para la piel, dado que contiene vitamina A, la cual también interviene en los procesos de cicatrización. Puede ser un poco más complejo adquirirla, pero vale la pena. Con ella, puedes preparar un exfoliante para labios con efecto regenerante.

Pon en baño María 20 gramos de cera de abeja, 40 ml de aceite de coco y mezcla muy bien todo. Ahora, deja reposar hasta que se solidifique un poco. En este punto, lo que obtienes es un excelente bálsamo labial casero. Solo falta añadir dos cucharadas de azúcar moreno para convertirlo en un exfoliante labial. 

 

Algunas recomendaciones

Ahora, ya sabes cómo preparar un exfoliante casero para labios. Sin embargo, vale la pena hacer énfasis en su correcta aplicación, ya que, por muy buenos que sean los ingredientes que has mezclado, si el producto no se utiliza como es debido, no cumplirá su función

 

¿Cómo exfoliar los labios? 

El exfoliante de labios casero se aplica, generalmente, de la misma manera que cualquier otro que adquieres en el mercado. Veamos, uno a uno, los pasos a seguir.

  1. Limpia: Utiliza un disco con agua micelar y limpia bien tus labios, para retirar cualquier resto de suciedad. 
  2. Aplica y deja actuar: Toma una pequeña cantidad de tu exfoliante labial con la yema de tu dedo anular y colócala sobre los labios. En los tres casos de mascarilla exfoliante casera que hemos sugerido, se incluyen elementos humectantes. Deja que actúen sobre tus labios para que los suavicen, así la acción abrasiva será menos agresiva.
  3. Masajea la zona: Realiza suaves movimientos circulares con tu dedo anular, recorriendo desde la cúspide de los labios hasta las comisuras. La presión es un punto en el que debes poner atención. Si utilizaste el exfoliante con bicarbonato, puede que no irrites demasiado los labios, pero si los gránulos de azúcar moreno en tu exfoliante casero son muy grandes, podrías dañar la capa superior de la piel.
  4. Aclara: Retira los excesos del exfoliante suavemente. Puedes utilizar un disco de algodón o un paño suave. Si la sensación no te agrada, puedes lavar la zona con tu jabón facial favorito.
  5. Repite con la frecuencia correcta: No hagas del peeling casero de labios una práctica diaria. Aunque exfoliar los labios es conveniente, debes esperar varios días entre cada sesión. Lo recomendable es utilizar esta técnica una o dos veces por semana.

 

¿Para qué sirve el exfoliante labial?

Al igual que sucede en la piel de las mejillas, mentón, la frente, etc., en donde se acumula polvo y células muertas a lo largo del día, los labios también sufren por este mismo problema. Entonces, la exfoliación labial se encarga de retirar todas estas partículas, para promover la regeneración celular y, con ello, darles a los labios una apariencia renovada. Además, este proceso estimula la irrigación sanguínea en la zona, lo que no solo implica que los labios reciban los nutrientes que necesitan para estar sanos, sino que incrementa su volumen.

Todo esto también contribuye a que el pintalabios y los cosméticos se adhieran mejor, dándoles una apariencia tersa, con un acabado más homogéneo. Por tanto, es comprensible que haya tantas personas preguntando cómo hacer un bálsamo labial casero. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS