Última actualización: 12.05.21

 

No es necesario ser experto en la manicura para poder arreglar una uña rota. De hecho, la mayoría de las veces que esto sucede, la solución se encuentra en casa y solo se deben seguir unos ciertos pasos para arreglar el problema. Dependiendo de la rotura, la técnica será distinta, sin embargo, el resultado será igual: una uña arreglada.

 

Imagina este escenario: Estás en casa con tu Casio CTK 1500 practicando para el gran concierto de tu vida, tienes ya la manicura perfecta para lucir sensacional, pero con tanta emoción has hecho un mal movimiento y tu uña ha cedido bajo el peso de tu mano. El dolor probablemente anuncia lo que pasó antes de verlo: tu uña se ha roto.

Las x son más comunes de lo que podría creerse y, a pesar de que duelan mucho en el momento de la rotura, estas tienen solución. Sin embargo, no todas las uñas rotas sanan con el mismo método, por lo tanto, es necesario saber cómo arreglar las uñas en diversas situaciones y estar preparados para realizar el proceso necesario.

 

1)  Utiliza una uña de gel o cualquier otra uña postiza

Si tu uña tiene una pequeña rotura que no se puede simplemente pegar, para que no se note, entonces es una buena idea colocar una uña postiza para disimular esta rotura. Así tus uñas parecerán como nuevas.

Es necesario mencionar que esto es solo una buena idea, si la rotura no ha sido grave y lo único afectado es el aspecto estético. Si es una uña rota por la carne, por ejemplo, lo mejor es desinfectar el área y brindar cuidado adecuado, sin agregar nada que pueda interferir con su crecimiento correcto.

 

2)  Añade pegamento de uñas

Si en tu hogar tienes pegamento de secado rápido y la rotura ha sido superficial, entonces es posible reparar la uña rota simplemente aplicándolo.

Para comenzar, toma una lima suave que permita tratar la superficie de la uña sin dañarla. Este es el primer paso para poder repararla.

Después de eso, localiza la grieta en la uña y aplica una capa de pegamento de secado rápido de uñas. Nota el efecto que tiene, pues podría ser necesario aplicar una segunda capa, dependiendo de la rotura. Si todo sale bien, la grieta estará rellena y no se enganchará, evitando empeorar.

Por último, solo baste agregar esmalte de uñas transparente para que pueda reforzar la uña, evitando que esta se rompa más.

3)  Pega algunas tiras de papel de seda

Para las lesiones un poco más graves, como una uña rota longitudinalmente, pero que todavía no ameritan una visita al médico es posible utilizar las tiras de papel de seda como un buen tratamiento de recuperación.

Por ejemplo, si ves que tu uña está colgando, pero no existe sangre alguna, entonces toma la uña y fíjala en su lugar, mientras que aplicas una capa de gel transparente de secado rápido. Antes de que este esmalte seque, coloca un trozo de papel de seda para que cubra la rotura.

Cuando el gel ya esté seco, procede a limar la superficie con una lima muy suave, para evitar dañar más la uña y, para terminar, vuelve a aplicar una capa de gel transparente.

Esto debería ser útil para mantener la uña en su posición correcta, el tiempo suficiente para que sane de forma adecuada.

 

4)  Compra polvo de relleno de uñas

Uno de los trucos más efectivos en el arreglo de uñas, pero que muchos no conocen es el polvo de relleno de uñas.

Justo sobre la rotura deberás aplicar una capa de pegamento para uñas y, después de eso, podrás espolvorear el polvo sobre ella, o simplemente sumergir el dedo en el producto para que el polvo se adhiera de mejor manera.

Después, deberás limar la uña de forma suave, hasta que notes que la uña tiene un aspecto parecido al original. Si es necesario, repite el proceso de llenar el dedo en el polvo y limar la uña.

 

5)  Alinear las uñas

Si no quieres intentar arreglar la uña porque la rotura no es muy profunda, entonces es una buena idea simplemente dejar que crezca.

En este caso, para evitar que tus uñas se vean disparejas, entonces procede a cortar la parte que está rota y alinear el resto de las uñas para que todas luzcan igual.

6)  Busca bolsitas de té en tu cocina

Este truco se ha hecho bastante conocido en las redes sociales y, aunque parezca algo difícil, en realidad es un proceso bastante sencillo.

Corta un trozo de una bolsita de té, lo suficientemente grande como para cubrir la parte rota de la uña. Busca pegamento para uñas y, utilizando un pincel, pega la bolsita sobre la rotura.

En el momento en el que el papel esté bien adherido, procede a pulir suavemente la superficie y a pintar sobre ella para darle más fuerza a la uña.

Al terminar, deberás esperar unos cuantos días para repetir el proceso del pegamento y del esmalte. Algunas veces necesitarás solo una capa y en ciertas ocasiones serán necesarias dos. Lo importante es mantener la bolsita de té en su lugar, sin que se caiga.

 

¿Qué hacer si tengo una uña despegada?

Esta es, probablemente, una de las cosas más dolorosas que podrías experimentar, pues perder una uña no solo conlleva un gran dolor, sino también pérdida de sangre, riesgo de infección y una sensible zona completamente a carne viva por bastante tiempo mientras una uña nueva crece.

Curar una uña arrancada es trabajo para valientes, pero más importante, es un trabajo para profesionales. Los riesgos de infección son bastante altos y, quienes pueden ayudarte a saber exactamente qué usar y qué hacer, dependiendo de la lesión que tengas, son los médicos.

Por esa razón, si tu uña se ha caído o está a punto de caerse, aplica hielo para mitigar el dolor y ve al doctor para seguir los pasos adecuados. Recuerda tener paciencia en la recuperación, pues es un proceso que puede tomar de 4 a 12 meses.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments