Última actualización: 06.12.22

 

El balayage es una novedosa técnica de color, cuyo resultado es una melena luminosa y natural. Pero, para obtener buenos resultados es preciso que sea realizada por personal calificado. Lo bueno de ella, es que puede aplicarse a cualquier tipo y estilo de cabello, además de no requerir un mantenimiento continuo.

 

La técnica del balayage se popularizó en los años 90 y tomó su nombre a partir del verbo francés balayer que significa barrer. Y, es que precisamente barriendo uno o más tintes a lo largo del cabello con una brocha se consigue el efecto degradé propio de este método. Las raíces quedan intactas y la variación de color a lo largo del cabello es tan sutil que su apariencia es muy natural, como si fueran reflejos creados por el sol durante el verano.

 

Beneficios de la técnica

Su mayor ventaja radica en sus resultados naturales. Los estilistas que después de haberse preguntado cómo hacer mechas balayage y dedicar suficiente tiempo a practicar son capaces de dar paso a un look fresco y luminoso. A diferencia de las mechas tradicionales hechas con papel de aluminio, el balayage se hace a mano alzada y no deja un efecto de código de barras.

Cuando se hace uso del papel de aluminio este desprende calor. Reacción que acelera la oxidación del cabello y, por ende, su deterioro. Caso contrario ocurre con el balayage, las mechas siempre estarán luminosas y brillantes.

Así mismo, ante la posibilidad de jugar con varios tonos para su degradación, este método le aporta al cabello textura, dinamismo y volumen. Finalmente, ten en cuenta el precio del balayage, pues al ser mechas que no se marcan desde la raíz, no tendrás que visitar periódicamente al salón para retocarlas.

¿El balayage es para todo tipo de melenas?

Este método funciona a cualquier altura. Así que puedes conseguir unas mechas balayage a media melena, en melena larga e incluso en un corte bob. Claro está que en melenas largas el efecto será más notorio, ya que el tinte se logra colocar de manera más creativa. Pero eso no supone que queden en descarte las mechas balayage en pelo corto o hasta los hombros; al ser una alternativa libre y con efecto degradé se adapta a cada tipo de corte e incluso texturas. De ahí que también se puede obtener un balayage en pelo rizado. Aunque en este tipo de melena se requiere más cuidado al aplicar la técnica. Por ello, es más común observar un balayage en pelo liso u ondulado.

De igual manera, si ya cuentas con un color de base, también podrás aportar luminosidad a tu look, pues gracias a la infinidad de tonos disponibles en el mercado se podrá obtener un apropiado balayage para morenas, castañas y rubias. Además, al ser una técnica que deja que los colores fluyan sin transiciones drásticas, el resultado será adecuado para cada tipo de piel.

 

Balayage acorde a tu color de cabello

En manos de un experto de belleza podrás obtener un balayage rubio, castaño, en tonos oscuros o de fantasía sin problema. Si tienes un cabello rubio platino, entre los tonos de más tendencia está el ice blonde, con el cual podrías conseguir unas puntas blancas. Ahora, si quieres conseguir como resultado unas mechas balayage rubias, con aclarar tu cabello en dos o tres tonos más que el color de la base será suficiente.

Por el contrario, si tu color de base es castaño claro, opta por unas mechas en color miel y caramelo, para crear un matiz entre cobrizo y dorado. Pero si se acerca un poco más al rubio y deseas un balayage castaño con brillo y movimiento, opta por colores que imiten los efectos del sol.

En melenas oscuras los tonos más adecuados son los chocolates y cafés. Incluso, existen propuestas sutiles como el tono chocolate chai u otros cercanos a los naranjas, rojizos o rubios a fin de obtener un balayage cobrizo.

 

No te confundas de técnica

En muchos casos el balayage y el ombré llegan a ser confundidos, pero no son iguales. Mientras que en el balayage se barre el tinte en secciones de cabello, el ombré hace referencia a un estilo de sombreado. Es decir, representa una transición de colores oscuros en la base a tonos más claros en las puntas.

Por otro lado, mientras que en el método del balayage se busca conseguir un acabado natural, al trabajarse con mechones individuales, en el ombré se podría observar una línea de demarcación, ya que la melena se divide en dos mitades antes de teñirlo.


Cuida tu cabello

El balayage es, a diferencia de muchas otras técnicas, más respetuoso con nuestra melena. Sin embargo, es de acotar que respecto a los tintes se han generado grandes controversias. Por ello, para quienes se preocupan por su imagen y al mismo tiempo por la salud de su melena, lo recomendable es optar por tintes que sean seguros y de calidad.

En este sentido, el tinte sin amoniaco es una de los productos más utilizados, pues reduce el maltrato del cabello y al mismo tiempo le aporta un aspecto brillante y sedoso. Incluso, sus resultados en color son igual de eficientes que los colorantes convencionales.

De igual manera, antes de seleccionar el tinte, se debe observar ante todo el apartado de sus ingredientes, a fin de asegurar que sean productos naturales capaces de hidratar, nutrir y revitalizar tanto el cuero cabelludo como las fibras capilares.

Finalmente, cabe mencionar que hoy día existen diversas propuestas de esta técnica que buscan destacar la belleza de las mujeres. Y aunque lo mejor es confiar este método a los profesionales, también se podrían realizar mechas balayage en casa siempre que se cuente no solo con productos que aseguren el cuidado del cabello, sino también con la habilidad para conseguirlo. Es por ello que antes de probar esta técnica conviene realizar una práctica, a manera de juego con tus pequeñas, empleando algunas lol muñecas de Amazon.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS