Última actualización: 12.11.19

 

El cuidado de la piel es primordial en todo momento y por ello usamos muchos productos para mantenerla bien hidratada. Sin embargo, en ocasiones olvidamos lo delicada que es la piel de las axilas que con las depilaciones, desodorantes y otros factores, se irritan o manchan.  Conoce algunas recomendaciones para cuidar esta piel sensible.

 

Las manchas en las axilas pueden surgir por diferentes motivos, entre ellas está la falta de hidratación, el uso de maquinillas o las posibles lesiones que suelen suceder durante el afeitado como cortes e incisiones.  Por consiguiente, la melanina alcanza la superficie de la piel actuando para restaurarla, transformando su tonalidad y volviéndola más oscura, aspecto que se evidencia cada día, viéndose antiestético y lo peor es que no sabemos cómo evitarlo.

A partir de esto, podemos decir que una de las principales causas del  oscurecimiento de esa área del cuerpo se debe a la depilación. Pues, en la actualidad son más las personas que se depilan esta área, ya que según algunos estudios más del 23% de las mujeres españolas se depila una vez a la semana, mientras que los hombres superan el 14%. Por esta razón, es importante identificar si la técnica y los productos utilizados te están afectando, y así determinar cuáles son los más favorecedores para ti.

 

¿Cómo te depilas? 

El cómo te depilas habla por sí solo de la atención que le das a tus axilas, por eso enumeramos los diferentes productos y métodos de depilación más usados actualmente y los contras que generan:

Cremas depilatorias: Este producto viene en frasco de pequeñas presentaciones y  son muy eficientes. Pero, por otra parte, debido a los químicos que lo componen, ocasiona irritaciones, y algunas veces manchas en la piel. Por eso, debes usarlo con mucho cuidado sobre todo si tienes una dermis delicada.

Maquinillas de afeitar: Son las más populares, y por lo general son desechables, aunque existen algunas recargables. Durante su manejo, no solo quitan el vello superficial presente en la axila, sino que también pueden cortar pequeñas partes, causando ardor e irritación, además del crecimiento acelerado del vello, sin contar la aparición de pelos encarnados.

Depilación con cera: Este tipo de depilación asegura arrancar el vello desde la raíz, haciendo el proceso de desarrollo más lento. Sin embargo, se tiene que tener cuidado, porque si no sabes utilizarlo puedes quemar la piel. Para mayor seguridad, puedes asistir a un centro de depilación para que profesionales te realicen el proceso correctamente.

Depilación con luz pulsada: Este producto ha alcanzado gran auge en el mercado, debido a que ofrece una depilación permanente con la delicadeza y eficiencia que necesitas, todo esto en la comodidad de tu casa. Pero, es necesario agregar que este tipo de depilación no es recomendable para personas de tonalidades oscuras.  Por eso te recomendamos indagar sobre las mejores depiladoras IPL y sus niveles de intensidad, para que conozcas cuál se adapta al color de tu piel.

Ahora bien, si crees que tu método de depilación influye en el maltrato de tus axilas, por fortuna, te contamos que tiene solución, y por ello te hemos preparado algunos consejos útiles para mantener tus axilas bien cuidadas y evitar el oscurecimiento de las mismas. 

 

 

Consejos fáciles de seguir

Como ya mencionamos, la piel de las axilas es sensible, por esta razón debes tener mucho cuidado a la hora de tratarlas, así que con la asesoría de dermatólogos y especialistas te recomendamos los siguientes tips:

Depilación nocturna: Durante el día el cuerpo humano tiende a generar mayor sudoración, y por ende debemos utilizar mayor cantidad de desodorante. Por tal motivo, hacer la depilación por las noches resulta favorable, ya que estamos en descanso y la piel puede reponerse mucho más rápido.

Exfoliación, el primer paso: Antes de realizar tu depilación, es importante que exfolies tu piel para eliminar cualquier residuo de químicos como el desodorante o piel muerta que se encuentre presente. Para ello, puedes emplear una mezcla de azúcar, limón y miel para frotar la piel, dejando actuar esta preparación por 5 minutos y aclarar bien antes de la depilación. 

Tipo de depilación: Como se mencionó anteriormente, la forma como te depilas es muy importante para la piel de tus axilas. Por ello, debes elegir la menos invasiva, ya que algunos métodos tradicionales afectan la capa protectora de la piel. Así que puedes optar por cera fría o las eficaces depiladoras IPL que se encuentran actualmente en el mercado.

Higiene diaria: La higiene personal es muy importante, sobretodo si se trata de las axilas, ya que es una de las áreas donde se concentran mayor cantidad de glándulas sudoríparas. Aquí, el sudor y las bacterias presentes pueden producir mal olor y jugarte una mala pasada. Por ello debes utilizar jabón neutro, si es necesario, y secar bien esta zona después del baño.

Productos para piel sensible: Al adquirir un producto para la depilación o la transpiración, debes observar que esté elaborado para personas con piel sensible para evitar irritación y enrojecimiento, asimismo debe tener una fórmula hipoalergénica que mantenga la capa protectora de la piel. 

Estos prácticos consejos son fáciles de seguir y te servirán si los aplicas en tu rutina diaria. Ahora bien, también necesitarás aprender a elegir el mejor desodorante para tu tipo de piel, y aquí te explicamos cómo hacerlo. 

 

 

El desodorante adecuado

Es importante escoger con cuidado este producto que resulta primordial para la higiene diaria y el cuidado de las axilas, es así que se ha convertido en un producto de higiene personal indispensable para hombres y mujeres.

Como ya sabes existen numerosas opciones en el mercado, bien sea, neutrales, con perfume, con diferentes ingredientes y presentaciones, etc. En este sentido solo tú con el tiempo, el ensayo y error, podrás distinguir cuál marca te va mejor o cuál es la fórmula que te protege más, o si hay algún tipo específico que te produzca alergia. 

Aún así, te recomendamos utilizar aquellos que estén elaborados a base de crema y no contengan alcohol para que mantengas esa zona hidratada por más tiempo. También es importante buscar productos hipoalergénicos y de pH neutro, evitando así cualquier erupción, en caso de tener piel sensible.

Por otra parte, es importante secar bien la piel antes de aplicar el desodorante, ya que el agua puede debilitar su efecto.

Por último, si eres de las personas que utiliza desodorantes en spray, recuerda  rociarte a una distancia prudencial, pues este producto tiende a irritar la superficie de la piel, causando ardor y otros molestias.