Última actualización: 28.02.21

 

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y su exposición constante a la contaminación y otros factores ambientales la deterioran. Por ello, es necesario proteger la piel y realizar una exfoliación ocasional que favorezca la regeneración de las células. En este sentido, usar exfoliantes naturales resulta beneficioso para mantener el pH natural y rejuvenecer la piel. 

 

En el cuidado de la piel siempre asociamos el concepto de limpieza e hidratación, pero muchas veces olvidamos la importancia de la exfoliación. Y es que este es un proceso natural que ocurre de manera fisiológica cada 21 a 28 días en el que se eliminan las células muertas de las capas más externas de la piel. 

Su finalidad es favorecer la renovación celular para mantener una dermis saludable y rejuvenecida. Sin embargo, algunos factores biológicos pueden afectar la exfoliación natural, dejando acumular capas de células muertas que hacen ver la piel opaca y rugosa.

Allí es donde interviene la cosmética con sus productos exfoliadores para reforzar la renovación de las células epiteliales. Pero, algunos productos cosméticos contienen químicos e ingredientes sintéticos que pueden alterar el pH natural de la piel, por lo que resulta más idóneo utilizar exfoliantes naturales para mantener una piel sana y bonita. 

Así que, aquí te enseñaremos cómo hacer un exfoliante casero y te explicamos en detalle cómo exfoliar la piel para obtener los mejores resultados. 

Exfoliante para la cara

Exfoliar la cara es necesario para oxigenar la piel, limpiar los poros y reducir la inflamación por acné. En este sentido, es importante buscar los ingredientes apropiados para tu tipo de piel.

Además, por la delicadeza del cutis, se deben tomar algunos cuidados en la aplicación de cualquier exfoliante, ya sea natural o cosmético. Aquí te mencionamos algunos tips que puedes poner en práctica al momento de realizar esta rutina de belleza.

Limpieza facial: Antes de exfoliar el rostro, este debe estar libre de impurezas, pero usar solo agua y jabón puede resecar tu piel. Por ello, puedes utilizar algún tónico o leche desmaquillante. Las toallitas desmaquillantes micelares también son idóneas, pues permiten desmaquillar, limpiar y purificar el cutis, además de matificar la tez con una limpieza simple.

Aplicar con el rostro húmedo: Para extender el exfoliante es recomendable que la cara no esté seca totalmente, ya que la humedad ayudará a aplicar más fácilmente el producto, sin que los gránulos arañen la piel durante la fricción.

Sin mucha fuerza: La exfoliación debe realizarse con movimientos suaves y masajes circulares hacia arriba, yendo desde el centro del rostro hacia las orejas para favorecer la circulación sanguínea. Además, se debe evitar frotar el contorno de los ojos porque es una zona delicada. 

Un buen aclarado: Al finalizar debes retirar el producto aclarando por completo con agua fría para cerrar bien los poros, o con agua tibia si las instrucciones del exfoliante lo indican. Para completar la rutina facial puedes secar el rostro y colocar un poco de la crema hidratante que usas habitualmente.

 

Haz tu propio exfoliante casero

  1. Limón y azúcar

Si tienes cutis graso con tendencia acneica, usar limón para la cara es beneficioso para controlar la producción de sebo. Una receta muy fácil consiste en preparar una mezcla de limón y azúcar. 

Necesitarás una cucharada de zumo de limón y una de azúcar común, debes mezclar estos ingredientes y aplicarlos sobre el rostro, previamente lavado. Extiende el exfoliante con suaves masajes durante 15 minutos y después aclara con agua tibia.

Con este exfoliante eliminarás las impurezas del rostro, así como las células muertas, para que tu piel tenga una textura más suave y una apariencia luminosa, pues el limón actúa como astringente y los gránulos de azúcar favorecen la fricción.

 

  1. Canela y miel

Otro exfoliante facial para la piel grasa que puedes preparar con ingredientes de tu cocina es la mascarilla de canela y miel. Para ella necesitarás una cucharada de canela y dos de miel, prepara una pasta y aplícala en toda la cara. Lo ideal es dejarla actuar durante 15 minutos, pese a que es muy pegajosa. Después, se aclara con abundante agua. 

Esta mezcla es muy eficaz en el tratamiento natural contra el acné, pues la miel es un potente antibiótico que desinflama las rojeces de las espinillas y granos. La canela, por su parte, actúa como un antimicrobiano para evitar la proliferación de bacterias causantes del acné. 

 

  1. Un exfoliante de café

En la búsqueda de un exfoliante corporal casero encontramos una receta sencilla con café y aceite de coco que remueve las células muertas, humecta y reafirma la piel, aprovechando las propiedades del café para reducir la celulitis

Para su preparación necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 60 g de café molido, o 4 cucharadas.
  • 30 g de aceite de coco, o 2 cucharas.
  • 5 cucharadas de azúcar común, puede ser refinada o azúcar morena.

Solo debes colocar todos los ingredientes en un envase y mezclarlos hasta obtener una pasta suave. Después, durante la ducha puedes aplicar sobre la piel húmeda, con movimientos circulares en todo el cuerpo, especialmente en las zonas con celulitis. 

Esta mezcla también puede ser aplicada en la cara con movimientos más suaves, haciendo énfasis en la zona T por su producción elevada de grasa. Déjala actuar por unos minutos y después aclara con abundante agua. 

 

  1. Miel y avena

Ya mostramos algunas recetas de exfoliantes para la piel grasa, pero si tu cutis es seco necesitarás una mascarilla que hidrate la piel, regule el pH y aporte elasticidad. Estos son algunos de los beneficios que ofrece la miel en este exfoliante facial casero con avena. Su preparación es muy sencilla y solo necesitas dos cucharadas de avena y la misma cantidad de miel. 

Mezcla ambos ingredientes hasta formar una pasta suave y déjala reposar en el refrigerador por 20 minutos. Después de este tiempo vuelve a mezclar para homogeneizar la pasta.

Con respecto a su aplicación, se recomienda hacerlo en la noche antes de dormir, aplica la mezcla en el rostro o en las zonas más secas, realizando movimientos circulares y profundos. Deja actuar por 20 minutos y, finalmente, aclara con abundante agua tibia.  

  1. Peeling casero con pepino

Los peelings se caracterizan por ser ricos en ácidos frutales y ofrecer una renovación celular en las capas más profundas de la piel, a diferencia de la exfoliación que sucede en las capas externas de la dermis. Aunque se trata de un tratamiento realizado en clínicas estéticas, también puedes preparar en casa un peeling con pulpa de pepino. 

Este exfoliante natural tiene propiedades hidratantes y astringentes. Para prepararlo debes usar medio pepino sin piel y sin semillas, clara de huevo y zumo de limón.

Mezcla los ingredientes hasta obtener una pasta suave y aplica esta mascarilla exfoliante casera en todo el rostro y el cuello, dejándola actuar por 10 minutos. Después, aclara con agua tibia para retirar todos los residuos y, finalmente, aclara con agua fría. Para completar la rutina aplica una crema hidratante.

Ahora bien, si tu cutis tiene zonas enrojecidas o se irrita fácilmente, debes hacer una prueba en la zona interna de la muñeca antes de aplicar cualquier producto natural o cosmético. Por tanto, necesitas también utilizar un exfoliante para la piel sensible que ayude a calmar las rojeces e hidrate. Así que, en este caso es conveniente consultar con un dermatólogo. 

En cuanto a otras zonas del cuerpo que merecen atención especial para exfoliar podemos mencionar rodillas, codos y manos. Las dos primeras tienden a oscurecerse con facilidad, por lo que puedes exfoliar con más frecuencia para promover la regeneración celular. 

Con respecto a las manos, es normal que se formen callosidades por lo que puedes exfoliar con ingredientes naturales y dar masajes con una piedra pómez para eliminar las asperezas. También, debes considerar la opción de comprar una funda de volante, pues muchas veces la presión al conducir el coche incide en la aparición de callos en las manos. 

Con estas simples recetas y consejos podrás exfoliar tu cuerpo y cutis con frecuencia para ayudar a la renovación celular, favorecer la circulación sanguínea y mantener una piel saludable. 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments