Última actualización: 17.04.21

 

Implementar una rutina de belleza no siempre exige realizar una alta inversión. Con productos alimenticios como la maizena es posible preparar diversos tratamientos para el cuidado estético, a un precio considerablemente económico y obteniendo resultados bastante eficaces o similares a los que ofrecen ciertos productos de mayor coste.

 

La maizena, que también se conoce como fécula de maíz, es un ingrediente muy común utilizado en diversas recetas de cocina, siendo muchas de ellas postres. Sin embargo, debes saber que tiene una aplicación mucho más amplia, ya que puede servir para realizar diversos tratamientos enfocados en el cuidado de la piel.

Se trata de un polvo blanco con una similitud notable respecto a la harina de trigo. No obstante, debes saber que es básicamente un tipo de almidón que se obtiene del maíz. Aunque parece poco creíble que un ingrediente alimenticio de este tipo puede servir para mejorar el aspecto de tu piel y funcionar de forma muy eficiente en una mascarilla, esperamos que al final de esta lectura puedas comprender que sí es posible.

 

De la gastronomía a la belleza

No se sabe en qué momento ocurrió la migración de la maizena desde el mundo de la gastronomía al de la belleza. Esta especie de harina de maíz es un integrante que siempre está presente en las alacenas de muchos hogares, ya que sirve para preparar algunos tipos de masas.

Asimismo, puede que hayas escuchado de su uso en la preparación de ciertas sopas, consomés y atoles, o bien en salsas y cremas. En todos estos casos, su función es la de ayudar a que estas preparaciones se hagan más espesas y, generalmente, suele recomendarse que se mezcle con algún componente líquido como leche o agua tibia, para evitar que se formen grumos cuando se agregue al resto de la receta que se esté realizando.

Aunque es difícil encontrar registros sobre la primera vez en que este ingrediente se utilizó para fabricar productos de belleza, la maizena comenzó a aparecer entre los componentes de talcos para los pies, desodorantes, cremas y principalmente, tratamientos y remedios caseros.

 

Propiedades de la maizena para la piel 

El uso de la maizena para la piel se debe principalmente a que es producto del maíz, un cereal con un alto poder nutritivo, que contiene algunas vitaminas del grupo B y betacaroteno, que se deriva de la vitamina A. 

Asimismo, el almidón de maíz tiene algunos minerales en su constitución, que están incorporados de forma natural, a diferencia de los productos cosméticos, que los contienen mediante un proceso químico industrial. En este sentido, este alimento contiene ciertos antioxidantes que tienen un papel protagónico para el cuidado de la piel.

Así, su efecto está enfocado en acciones como reducir los niveles de grasa, limpiar las capas de la piel y retirar las células muertas, disminuir la intensidad de las manchas o erradicarlas por completo, servir como antiséptico en situaciones como irritación, quemaduras, enrojecimiento e inflamaciones, etc.

Ahora que hemos explicado para qué sirve la maizena, es momento de que conozcas cinco mascarillas muy utilizadas para prevenir y tratar algunos problemas comunes que se manifiestan en la piel del rostro

Mascarilla para tratar la piel grasa

Gracias a sus propiedades de limpieza, con esta mascarilla puedes lograr disminuir la grasa sobre tu rostro.

 

Ingredientes:

  • 20 gramos de maizena
  • 1 cucharada de miel
  • 30 ml de leche
  • 10 gramos de azúcar morena

 

Preparación:

  • Coloca en un recipiente los ingredientes líquidos y luego los sólidos.
  • La maizena deberá integrarse por último y de forma progresiva, a fin de evitar la formación de grumos.

 

Aplicación: después de lavar y secar tu rostro, procede a colocar una capa compacta de la mezcla y déjala actuar por unos 20 minutos. Para retirarla, utiliza agua fresca. Aplica esta mascarilla al menos una vez a la semana.

 

Mascarilla para aclarar la piel

Como mencionamos anteriormente, el efecto de reducción de la intensidad de las manchas es otro de los atribuidos a la maizena, y esto podrás evidenciarlo con esta mascarilla de miel para la cara.

 

Ingredientes:

  • 20 gramos de maizena
  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de aceite de almendras
  • 1 cucharada de miel 

 

Preparación:

  • Al igual que en la preparación anterior, mezcla los ingredientes líquidos en un cuenco y agrega por último la maizena, para lograr una integración homogénea.

 

Aplicación: puedes aplicar esta preparación con tus propios dedos o con ayuda de una brocha. La idea es que cubras la región que deseas tratar de abajo hacia arriba. Esta mascarilla puede usarse dos veces por semana y debes dejarla actuar sobre la dermis por 20 minutos, aproximadamente.

Mascarilla para reducir los poros

Cuando se reducen los poros, se le da a la piel un aspecto más liso. Esto ayuda a tratar diversos problemas como los puntos negros y el acné.

 

Ingredientes:

  • 100 ml de agua tibia
  • 20 gramos de maizena
  • 2 cucharadas de miel

 

Preparación: 

  • Esta vez, puedes mezclar primero la maizena con la miel y, con el agua caliente, ir disolviendo la preparación hasta que logre cierta densidad. Si consideras que ha quedado muy acuosa, entonces agrega un poco más de maizena.

 

Aplicación: antes de aplicar la receta, asegúrate de que tu rostro esté limpio y seco. Concéntrate en zonas estratégicas como la frente, la barbilla y la nariz. Después de 15 minutos, puedes usar agua tibia para retirar el tratamiento. Repite este procedimiento al menos una vez cada semana.

 

Mascarilla con efecto botox

Los usuarios se refieren a esta como una mascarilla de efecto botox, porque mientras se seca sobre la piel da la sensación de que no se pueden hacer muchos gestos con el rostro, pero después del aclarado vuelve a la normalidad.

 

Ingredientes:

  • 10 gramos de maizena
  • 100 ml de agua
  • 2 cápsulas de vitamina E

 

Preparación:

  • Coloca en una olla el agua y enciende el fuego hasta que hierva. 
  • Agrega la maizena y la vitamina E, removiendo continuamente.
  • Apaga el fuego y deja reposar.

 

Aplicación: emplea una brocha para aplicar una capa densa de la mascarilla. Espera por 20 minutos y procede a lavar tu tez con agua fría, lo que ayudará a cerrar los poros. Repite el tratamiento cada ocho días.

Mascarilla de tratamiento antiarrugas

Para tratar las arrugas, prueba esta receta económica y de preparación simple cuyos resultados pueden sorprenderte.

 

Ingredientes:

  • 5 gramos de maizena
  • 20 ml de leche

 

Preparación:

  • Mezcla los ingredientes en un cuenco hasta que estén homogéneos.

 

Aplicación: sumerge un algodón en la mezcla y aplícalo en las zonas que desees tratar. Deja que actúe por 25 minutos, aclara con agua y aplica una crema o aceite.

Existen muchas otras opciones de tratamientos en los que puede integrarse la maizena, como en la mascarilla de clara de huevo para las arrugas. Lo importante es utilizar ingredientes naturales que protejan tu piel. Del mismo modo, recuerda que es fundamental conocer qué tipo de piel posees, para determinar si un tipo de mascarilla es apto para ser aplicado o no sobre tu tez.

Por otro lado, no te olvides de reforzar el uso de estas mascarillas con las cremas hidratantes de tu preferencia, ya que te permitirán potenciar los resultados que obtengas con el uso de las diferentes fórmulas que hemos enumerado aquí.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments