Última actualización: 29.01.23

 

Q1: ¿Cómo utilizar el sérum facial?

El primer punto importante para que tu sérum ofrezca buenos resultados es permitir que sus ingredientes penetren en la piel. Por eso es indispensable retirar cualquier obstáculo que se interponga en este proceso. Partiendo de este punto, la forma correcta de conseguirlo es limpiando debidamente la piel para eliminar restos de suciedad, grasa, maquillaje y otros tratamientos dérmicos.

Si tu especialista de la piel sugiere que realices algún proceso de exfoliación suave, también podría ser adecuado, pero debes cuidar no excederte en su intensidad. Esto es debido a que el sérum se aplica por lo general dos veces al día, por la mañana y por la noche y un proceso exfoliante frecuente podría dañar la piel.

 

Q2: ¿Cuándo se aplica el sérum facial?

A menos que el fabricante indique otra cosa este tipo de tratamiento cosmético debe aplicarse antes tu ritual normal de humectación, puesto que se espera que penetre en la piel para depositar en ella los nutrientes que necesitará para mantenerse saludable y realizar los cambios positivos que se esperan.

Puede aplicarse por la mañana y por la noche, siendo especialmente importante no prescindir de la aplicación nocturna. Esto se debe a que en este momento la piel, al igual que todo nuestro cuerpo, lleva a cabo importantes procesos de regeneración celular y es justo cuando pueden aprovecharse mejor los activos del sérum.

Q3: ¿Para que sirve el sérum facial?

Básicamente sirve para aportar a la piel el cuidado que necesita para mantenerse saludable, proporcionando un concentrado mayor de ingredientes activos de los que suele ofrecer una crema, con la finalidad de potenciar sus efectos. Puede considerarse, a grandes rasgos, como un tratamiento intensivo de uso frecuente.

Además, suele estar enfocado a cierto tipo de problemas, tales como reactivar la regeneración celular para que la piel mejore su apariencia debido a un cambio interno, disminuir la pérdida de humedad, así como también alisar arrugas más o menos profundas. Se debe tener en cuenta que no suele ser su finalidad la de humectar, por lo que, se hace necesario en muchos casos aplicar una crema humectante después del sérum.

 

Q4: ¿Cómo hacer un sérum facial casero?

El aloe vera es un ingrediente que los cosméticos utilizan con frecuencia, principalmente por sus cualidades hidratantes. Además, podemos encontrarlo en el hogar por tratarse de un extracto de una planta suculenta de fácil adaptación a diferentes climas. Si has decidido realizar tu propio sérum facial para tratar manchas y mejorar la apariencia de una piel madura, puedes incluirlo en esta fácil preparación: Mezcla con cuidado una cucharada de aceite de baobab con 2 gotas de vitamina E, 2 cucharadas de agua de rosas y 3 cucharadas de gel de aloe vera.

Si calientas ligeramente el agua de rosas puedes realizar este proceso con mayor facilidad. Una vez integrados todos los ingredientes está listo tu nuevo sérum. Puedes almacenarlo en un frasco gotero en el frigorífico por un par de semanas, para aplicarlo por la mañana y por la noche antes de tu rutina de humectación normal.

 

Q5: ¿Cuál es el sérum facial más efectivo?

Dependiendo tu edad y las características propias de la dermis de tu rostro es como puedes determinar cuál es tu sérum óptimo. En este sentido, no importa demasiado si un producto ofrece buenos beneficios a otras personas, puesto que quizá no tenga el mismo efecto en tu piel. Recuerda que el sérum puede nutrir, reafirmar, controlar la grasa, entre otras muchas funciones.

Con este fundamento, tendrás que elegir cuál es el problema que deseas tratar para optar por aquella formulación que tiene los ingredientes apropiados. Además, los fabricantes suelen recomendar el sérum para pieles jóvenes o maduras, de tal manera que este también podría ser un factor a considerar, para que le des a tu cutis el cuidado que requiere según su edad.

 

Q6: ¿Qué es mejor, sérum facial o crema hidratante?

Aunque podríamos decir que el sérum facial es mejor, lo cierto es que cada persona elige el producto que le brinda a su piel la textura y apariencia que espera. Si tu crema cuenta con todos los beneficios que requieres y su aplicación te ayuda a sentirte cómoda, entonces ese es tu producto ideal.

Sin embargo, podrías darle la oportunidad a nuevas opciones, quizá por periodos de tiempo bien determinados, para conocer cuál es la reacción de tu piel a este tipo de producto. Recuerda que el sérum, al ser más concentrado, puede ofrecer efectos evidentes en un menor tiempo y está diseñado para penetrar rápidamente en la piel y actuar para recuperar su vitalidad evitando su envejecimiento prematuro.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS