Última actualización: 17.06.24

 

El aceite de coco es un elemento altamente versátil cuya aplicación se extiende a diversos ámbitos. Su uso más frecuente es en el mundo de la belleza, siendo un gran aliado de la piel y del cabello, aunque también es un ingrediente que, cada vez más, se está convirtiendo en esencial en la cocina. Te contamos cómo utilizar el aceite de coco para que le saques el máximo partido.

 

 

Examina el contenido del envase

Lo primero es examinar el aceite de coco. Si es aceite de coco natural y virgen extra, su estado cambiará en función de la temperatura ambiente. Esto quiere decir que en verano y, en general, cuando las temperaturas superan los 25ºC, encontrarás el aceite de coco en versión líquida. En este caso, tendrás que tener cuidado al abrir el envase para que no se derrame. Cuando la temperatura es inferior a 25ºC, encontrarás, en su lugar, una pasta blanquecina y espesa.

 

Abre el envase para acceder al aceite de coco

Dependiendo del envase, resultará más o menos sencilla su apertura. Hay recipientes que incorporan dosificador que permite una mejor aplicación cuando el aceite de coco está líquido. Por su parte, hay otros recipientes de cuello ancho y con tapadera ideales para acceder al aceite en los momentos en el que esté sólido.

 

Toma un poco de producto

Ya sea para extender sobre tu cabello, tu rostro o tu cuerpo, deberás tomar un poco de producto. Si el aceite está líquido, será suficiente con que vuelques el envase sobre la palma de tu mano y eches un poco para comenzar a untarlo por la zona de tu preferencia. En el caso de que el aceite de coco se encuentre en estado sólido, la cosa se complica un poco. Tienes dos opciones. La primera es rascar un poco de la pasta con una cuchara y calentarla entre tus manos hasta que notes cómo se va derritiendo. La segunda podría ser calentar esa porción en el microondas si necesitas rapidez.

 

 

Extiende con un suave masaje

El aceite de coco es conocido por sus interesantes propiedades para la piel y el cabello. Para el rostro, va estupendo para luchar contra las arrugas y el envejecimiento en general. En relación al resto del cuerpo y al cabello, los mantiene hidratados y nutridos. Una vez que hayas tomado un poco de aceite de coco, es el momento de extenderlo. Hazlo con un suave masaje circular, sin prisas, para que penetre bien. Se trata de un producto oleoso, pero no te preocupes porque, tras unos minutos, la sensación grasa desaparecerá y solo quedará la suavidad.

 

Aclara, de ser necesario

Tanto si te aplicas el aceite coco en la cara como en el cabello, es posible que, después de unos minutos (o incluso unas horas, depende de los resultados que pretendas lograr), debas aclararlo con agua. Hazlo con agua tibia hasta que sientas cómo ese efecto graso va desapareciendo poco a poco. En el caso de la cara, es recomendable que, después de aclarártela, te apliques tu crema hidratante habitual.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS