Última actualización: 29.01.23

 

Q1. ¿Cómo usar aceite de coco para el pelo?

Para hidratar el cabello, el aceite de coco es un excelente aliado. Una buena fórmula es aplicarlo por todo el pelo antes de irte a la cama. Envuélvelo en una toalla para que no manches la almohada al dormir. A la mañana siguiente, bastará con que te laves el pelo como de costumbre para notar que está más hidratado. Otra opción es aplicar un poco de aceite de coco en las puntas después de lavarte el pelo. Así evitarás que se abran y resequen.

 

Q2. ¿Cómo aplicar aceite de coco en la cara?

El aceite de coco es un poderoso hidratante, antiarrugas y antienvejecimiento gracias a su elevado contenido en vitamina E, K y ácido láurico. Asimismo, puede utilizarse como desmaquillante. Para ello, empapa un algodón en aceite de coco o bien extiéndelo con tus propias manos en la cara. Masajea suavemente y deja actuar al menos 5 minutos. Finalmente, lávate la cara con agua tibia hasta que haya desaparecido todo el aceite y el rostro haya quedado suave.

Q3. ¿Puedo usar aceite de coco como desodorante?

El aceite de coco puede emplearse como desodorante, pero deberá mezclarse con otros ingredientes. Vas a necesitar, entonces, limón, manteca de karité, bicarbonato de sodio y aceites esenciales. En primer lugar, deberás calentar dos cucharadas soperas de manteca de karité al baño María hasta que se derrita. Retira del fuego y añade otras dos cucharadas de bicarbonato y pon la mezcla a calentar a fuego medio. Agrega el zumo de limón y los aceites esenciales. Cuando esté todo bien mezclado, retira del fuego y deja enfriar a temperatura ambiente.

 

Q4. ¿Qué significa aceite de coco fraccionado?

El aceite de coco fraccionado es, como su nombre indica, una fracción de este aceite. Esto significa que el coco se somete a un proceso mediante el que se retiran prácticamente todos los triglicéridos de cadena larga, manteniéndose solo los de cadena media. De este modo, sus propiedades antisépticas y antioxidantes se ven potenciadas. El aceite de coco fraccionado se utiliza principalmente en el ámbito de la cosmética, en la preparación de jabones, lociones, cremas, etc. También en la cocina, pues goza de una mayor estabilidad y mejor sabor.

 

Q5. ¿Qué aceite de coco es mejor: refinado o sin refinar?

El aceite de coco sin refinar es aquel obtenido mediante un proceso natural, es decir, directamente desde los cocos maduros. Por su parte, el refinado hace alusión a que ha sido producido mediante procesos no tan naturales y en ellos han podido añadirse químicos. Ya que el aceite de coco se aplica sobre la piel y también se utiliza como ingrediente en la cocina, lo recomendable es apostar por productos 100% naturales y libres de químicos y aditivos.

Q6. ¿Por qué el aceite de coco se solidifica?

Si el aceite de coco es virgen extra, cuando la temperatura ambiente supera los 25ºC aproximadamente se convierte en estado líquido, mientras que cuando la temperatura es menor, se solidifica. Esto se explica por su composición, pues es rico en grasas saturadas. Su punto de fusión, por tanto, es alto, tal y como ocurre con otros artículos cotidianos, como la mantequilla. Por esta razón, si es natural, en verano lo encontraremos en forma líquida, mientras que todo el invierno se mantendrá en estado sólido.

 

Q7. ¿Cuánto aceite tiene un coco?

El coco es una fruta tropical considerada por muchos un superalimento. Llama la atención por su cáscara de color marrón muy dura y su interior blanco, de sabor dulce y fresco. Es rico en ácidos grasos saturados (alrededor del 90% del total). La grasa es, de hecho, el principal componente junto con el agua. De la pulpa seca del coco (denominada copra) es de donde se extrae el famoso aceite de coco. En la grasa de esta pulpa hay en torno a un 65% de aceite.

 

Q8. ¿Cómo hacer aceite de coco?

Para hacer aceite de coco casero, deberás, en primer lugar, abrir el coco, extraer la pulpa y rallarla. Una vez esté completamente rallada, deberás exprimirla para extraer el máximo líquido posible. Lo siguiente es añadir un poco de agua al líquido extraído, de manera que se hidrate. Exprime la mezcla y viértela en un cazo. Caliéntala a fuego lento hasta que observes cómo el aceite va separándose, al tiempo que la leche de coco va haciéndose más espesa. Por último, filtra el aceite con un colador y deja reposar en el frigorífico varias horas.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS