Última actualización: 17.06.24

 

Esperar el tiempo suficiente para que el esmalte que has aplicado en tus uñas endurezca puede demorar más de lo que desearías.

Especialmente si el clima está frío y húmedo.

Para solucionarlo, puedes utilizar un secador de esmalte normal. Si deseas más datos sobre su utilización, aquí te proporcionamos algunos.

 

Lee el manual de instrucciones de tu modelo

Las funciones que hacen diferente a un modelo de otro se encuentran especificadas en el manual de instrucciones o especificaciones que proporciona el fabricante.

Vale la pena que eches un vistazo a estos datos para que los conozcas.

De este modo, no existirán sorpresas porque algún uso que quieres dar al secador no se encuentre incluido.

También es posible que encuentres información con respecto a sus cuidados, que te servirán para que tu dispositivo se mantenga mejor y por más tiempo.

Revisa el cable de conexión o coloca las pilas

En el caso de que tu modelo se alimente de energía por medio de un cable a la red eléctrica, una buena medida de precaución para evitar accidentes es analizar siempre que vayas a utilizar tu secador que no tenga daños.

Debes verificar que no se ha desprendido del dispositivo o tenga alguna fisura. Esto puede ocasionar cortocircuitos y/o una pequeña llama que podría quemar algún objeto cercano.

Una vez que determines que no hay ningún problema, procede a conectar el aparato en el enchufe que esté más cercano al lugar en el que pintarás tus uñas.

Como recomendación adicional, siempre procura tener todo a mano antes de comenzar a pintar tus uñas, así evitarás posibles daños en el acabado de las mismas. 

Ahora bien, si se trata de un secador que se alimenta por medio de pilas, colócalas en el compartimento, siempre evitando mezclar pilas con baterías recargables.

 

Aplica el esmalte de uñas

El esmalte de uñas normal es mejor aplicarlo por capas finas y proceder a secar cada una muy bien antes de aplicar la siguiente.

Esto evitará que se tenga la percepción de que se ha secado, cuando en realidad las capas profundas que hemos aplicado aún están frescas, lo que provoca que se dañen al realizar alguna actividad con las manos, con la consecuente molestia que esto ocasiona.

 

 

Verifica que se ha secado

Para conocer si el esmalte ya ha secado y proceder a aplicar otra capa, puedes hacer la siguiente prueba.

Con mucho cuidado, deja que dos de tus uñas que has pintado previamente se toquen por la parte del esmalte. Si al tratar de separarlas notas alguna dificultad, entonces aún falta aplicar más tiempo de secado.

 

Almacena tu secador

Una vez que has terminado de utilizar el secador, conviene que lo almacenes, ya sea en su caja o bien en algún sitio que tengas previsto, para evitar que el polvo y otros factores puedan introducirse en las aspas que generan el caudal de aire y este luego se deposite en tus uñas recién pintadas.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS