Última actualización: 23.10.19

 

El jabón es uno de los productos de higiene personal más importantes, y aunque en el mercado existen cientos de opciones con características variadas, olores y efectos diferentes para cada tipo de piel, los jabones naturales siguen siendo los favoritos de los usuarios. Por ello, te enseñamos a fabricar tu propio jabón de aloe vera. 

 

El ser humano ha experimentado diferentes tipos de cambios en su conducta y uno de ellos es la preocupación por el mantenimiento de la higiene corporal, en especial, el cuidado de la piel. En este último caso, tenemos el uso del jabón, producto que puede tener características químicas o naturales específicas, por lo que se ha comercializado una gran variedad de jabones, entre los cuales podemos citar los hechos a base de frutas, aceites esenciales o de plantas. Y una de las especies más utilizadas en los artículos de higiene personal es el Aloe Vera.

Muchas compañías han sacado a la venta productos como jabones o champús a base de esta planta, ya que la medicina natural reconoce todos los beneficios que ofrece, mismos de los que hablaremos a continuación, especialmente para que puedas fabricar el mejor jabón (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra) de aloe vera. 

 

Prepara jabón de aloe vera en casa

Existen muchas formas de hacer un jabón a  base de aloe vera, la mayoría son muy fáciles y no necesitan de procesos industriales para su elaboración. Generalmente, el ingrediente principal es el aloe vera, pero se puede combinar con aceites esenciales u otras plantas para obtener mejores resultados. Es por ello que hoy te enseñaremos a hacer un refrescante jabón de aloe vera con menta. 

El aloe vera y la menta favorecen el cuidado de la piel, por ello sus características son aprovechadas en la cosmética natural y elaboración de productos de higiene, en nuestro caso un jabón que nos aporte hidratación, limpieza y cuidado de la piel. Por sus características antioxidantes, el aloe vera evita la acción de sustancias nocivas para la piel, retrasando el envejecimiento y mejorando la humectación. 

En cuanto a la menta, esta planta aporta un efecto relajante y desinflamatorio, que se pueden aprovechar con fines estéticos, pues ayudan a suavizar esas líneas de expresión que a muchas personas les molesta. 

Así que, para poder hacer este jabón con dobles beneficios tenemos que tener a mano los siguientes materiales:

  • Abundante cantidad de hojas frescas de menta
  • 180 gramos de sosa cáustica
  • 4 hojas (pencas) frescas de aloe vera
  • 1 litro de aceite 
  • 1 litro de agua (repartido entre el licuado de Aloe y la menta)
  • 1 recipiente 
  • 1 licuadora

 

 

Con estos ingredientes podemos empezar a elaborar nuestro jabón:

  • Cortamos las hojas de Aloe y extraemos la pulpa o el cristal.
  • Licuamos el aloe vera.
  • Preparamos una infusión de menta.
  • Después se colocan en un recipiente plástico la infusión de menta colada, la sosa cáustica y el licuado de aloe.
  • Añadimos el aceite y mezclamos con una batidora manual hasta que espese.
  • Seguidamente vaciamos en un molde esta mezcla, se alisa la superficie y se deja por 30 días cuajando y endureciendo, ya que este es el tiempo necesario para neutralizar el pH del jabón y antes de ese período no se puede utilizar.
  • Finalmente, cortamos la barra de jabón en un tamaño cómodo para su uso y listo, ya tenemos el jabón de aloe vera con menta completamente casero.

 

Cabe mencionar que el jabón de aloe vera y menta es una de las muchas combinaciones que puedes hacer con esta planta, pues también puedes usar romero, canela, lavanda, manzanilla y cientos de aceites esenciales para potenciar la efectividad del jabón. Pero, también puedes hacer el jabón únicamente de aloe vera, y para ello solo deberás realizar el mismo procedimiento sin añadir las hojas de menta ni de otras hierbas. 

 

Beneficios del aloe vera

La planta de aloe vera tiene muchos beneficios y propiedades naturales que pueden ser de gran ayuda para el cuerpo, así que es aprovechada para crear un producto natural, en este caso un jabón que ofrece los siguientes efectos:

  • Antiséptico
  • Hidratación
  • Fortalecimiento del cuero cabelludo
  • Anticaspa

 

En este sentido, el jabón de aloe vera es un producto de higiene muy completo, con beneficios dermatológicos, así que una gran cantidad de personas apuestan por el uso de este producto natural para la hora del baño diario. En lo que respecta a los efectos de este jabón casero con menta, también podemos mencionar los siguientes:

  • Ayuda a combatir el envejecimiento en la zona cutánea
  • Favorece la regeneración celular y la cicatrización
  • Contiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias
  • Es rico en antioxidantes
  • Sin parabenos
  • Elaborado 100% a base de materia prima natural

 

 

Cómo evitar que el jabón de aloe vera pierda sus propiedades

Uno de los principales problemas que puede llegar a tener este jabón casero es que con el tiempo pierda esas propiedades que lo hacen especial, por tratarse de un producto natural sin conservantes químicos. 

Sin embargo, la naturaleza es tan sabia que nos ofrece soluciones para esta situación: para ello, se recomienda utilizar miel como conservante, adicionando una parte de este endulzante en la elaboración del jabón.

Es importante destacar que la miel posee altas concentraciones de azúcar y tiene una baja concentración de agua, por ello evitaría en este caso que el jabón caduque, además de aportar otros beneficios como regeneración de la piel y cicatrices, anti oxidación, mejora de las pieles acneicas, entre otros. 

Otra forma de poder conservar las propiedades del jabón de aloe vera es que, en su preparación, al mezclar la pulpa de la Aloe Vera con la sosa cáustica y la infusión de menta, se coloque en el congelador durante algunas horas, esto con la finalidad de que cuaje la mezcla en frío, conservando su composición por mucho más tiempo. Sin embargo, es importante sacar la mezcla, para que se pueda llevar a cabo el proceso de saponificación. 

Además, durante el proceso de refrigeración, puedes aprovechar para obtener un potente gel de aloe vera que sirve como cicatrizante y curativo para heridas superficiales. De esta forma, puedes envasar en un frasco de vidrio una cantidad del gel, mientras el resto se congela, y guardarlo en el refrigerador para que cuando algún miembro de la familia se lastime o tenga una herida apliques este gel refrescante y antiséptico que le ayudará a cicatrizar.