Última actualización: 23.10.19

 

Según algunos historiadores, el jabón de Alepo es el primer jabón sólido de la humanidad, pues su origen data de hace más de 2000 años en la región de Siria del mismo nombre. Con casi una década de guerra civil en este país de Oriente y los millones de desplazados sirios, el jabón de Alepo se resiste a desaparecer. 

 

Cuando se inició el conflicto bélico en Siria, una gran cantidad de ciudadanos tuvieron que abandonar su país llevando entre sus pertenencias lo que podían cargar en sus manos, incluyendo su cultura e historia. Entre esos objetos estaba el tradicional jabón de Alepo, un producto de higiene usado ancestralmente por las familias sirias y cuya principal distinción es el color verde intenso en el interior de la barra.

Entre los millones de desplazados distribuidos en Europa, llegó a Francia Zena, una mujer siria cuyo abuelo fabricaba este jabón en su ciudad natal, así que quiso dar a conocer los productos de su país e inició una empresa para importar los cosméticos que habían subsistido en la ciudad devastada por la guerra civil. 

Por su parte, otra familia siria residente en Canadá, que también había trabajado durante generaciones en la industria del jabón de Alepo, abrió una tienda este año para vender el producto artesanal. 

Dado el auge y reconocimiento de este jabón natural, la empresa española Letizia Buzon aperturó una fábrica en Gaziantep, una ciudad turca ubicada a 50 kilómetros de Alepo. Dicha empresa está orientada en mantener la tradición en la elaboración del jabón, al mismo tiempo que da empleo a 50 familias sirias que viven ahora en esta parte de Turquía. 

 

El jabón más antiguo

El origen del jabón Alepo se remonta a hace 2000 años, cuando fue en esta ciudad de Siria donde se implementó por primera vez el proceso de saponificación, ya que para la época solo existían emulsiones jabonosas. 

Fue en la época de las cruzadas que el jabón de Alepo se extendió por diferentes partes de Europa y se dio a conocer por sus increíbles propiedades naturales para hidratar la piel. A pesar de la revolución industrial, en Alepo se mantuvo por generaciones el mismo proceso de producción de los jabones, conservando así su fabricación artesanal. 

La forma de elaboración de este jabón es la siguiente: se comienza con la recolección de la oliva y el laurel, la materia prima para realizar el producto se recoge en el mes de octubre.

Después, se cocinan todos los ingredientes para extenderlos en grandes planchas y esperar a que se sequen en un periodo de nueve meses. Una vez listos los jabones, se inicia el proceso de cortado, empaquetado e impresión de la marca. Una vez culminado ese tiempo, el jabón va adquirir un color marrón, sin embargo conserva en su interior el característico color verde intenso.

 

 

Ingredientes y beneficios

El jabón de Alepo auténtico es valorado como el más puro de los jabones en todo el mundo por sus ingredientes naturales, así que también es hipoalergénico, ya que no posee ningún tipo de aditivos químicos o colorantes. A continuación hablamos más sobre sus ingredientes:

  • Aceite de oliva: Posee propiedades suavizantes, antioxidantes, antienvejecimiento e hidratante.
  • Aceite de laurel: Aporta sus cualidades antisépticas, antioxidantes y antiinflamatorias; ayudando a equilibrar las pieles grasas, al mismo tiempo que le da un aroma muy particular al jabón.
  • Hidróxido de sodio: Llamado también sosa cáustica, elemento necesario para el proceso de saponificación, este se puede obtener de la sal marina o de una planta llamada Salsola Kali.
  • Agua: Preferiblemente agua pura de manantial.

 

Uso del jabón de Alepo

Este producto no sirve únicamente para la higiene personal, sino que muchos de sus usos hacen que sea un indispensable en cualquier hogar. Este mantiene a las polillas lejos de nuestra ropa con sólo dejar una pastilla de jabón dentro del armario. Igualmente, es un gran detergente, ayudando a eliminar esas manchas más difíciles sin maltratar los tejidos.

Entre los beneficios dermatológicos que ofrece este jabón podemos afirmar que es el más apropiado para todo tipo de piel, incluso para la delicada dermis de los niños y bebés. Otro de los beneficios claves en este producto es que hidrata la piel profundamente y sirve como mascarilla para reducir las imperfecciones, rejuveneciendo la tez cansada.

Por su parte, la excelente combinación de los aceites de oliva y laurel harán que la piel recupere suavidad y flexibilidad dándole un aspecto más joven. De las demás aplicaciones de este jabón mencionamos que sirve también como champú anticaspa, ya que hidrata el cuero cabelludo evitando la descamación que causa picazón y ardor. 

 

 

Dónde comprar el jabón Alepo

Por ser un producto 100% natural, es muy difícil encontrarlo en perfumerías tradicionales o supermercados, así que el sitio más seguro para comprar este jabón es en los mercados o establecimientos artesanales, así como en tiendas especializadas en productos árabes.

Además, gracias al comercio electrónico a través de Internet, ya son muchas las tiendas virtuales que comercializan este producto, pudiéndose encontrar en plataformas conocidas como Amazon a precios asequibles y con valoraciones muy positivas entre los usuarios. 

 

Cómo reconocer un jabón Alepo original

Sabemos que quieres comprar el mejor jabón del momento, pero también es difícil reconocer el verdadero jabón de Alepo, ya que en el mercado existen muchas imitaciones que, aunque parezcan similares, no contiene todas las propiedades del jabón tradicional. Aquí te mencionamos algunas características que son difíciles de imitar:

  • La pastilla del auténtico jabón Alepo es de color blanquecino/marrón, según el tiempo de secado o la calidad del aceite de oliva.
  • Tiene el nombre del fabricante hecho como una inscripción en relieve.
  • La parte interna del jabón es de color verde intenso.
  • El olor que desprende es de bayas de laurel.
  • Los ingredientes que se muestran en la etiqueta deben ser el aceite de laurel, aceite de oliva, soda cáustica y agua. 
  • Nunca debe tener otro tipo de aceite.
  • Puede llevar sellos de cosmética ecológica que nos indica que no se le ha añadido ningún componente tóxico al producto.