Última actualización: 26.08.19

 

El secador para el cabello es uno de los electrodomésticos que más usamos en casa para nuestra rutina de belleza, pues a nadie le gusta salir con el pelo mojado, pero es muy importante para garantizar la vida útil de este aparato controlar su temperatura y utilizarlo considerando algunas recomendaciones.

 

Es común que cuando peinamos nuestro pelo utilizando un secador no tomemos en cuenta el tiempo que lo mantenemos encendido, o si lo hacemos, puede que sea para evitar dañar el cabello. Sin embargo, también es necesario tener en mente esto con la finalidad de disminuir los problemas de sobrecalentamiento o que nuestro aparato pueda terminar averiado. A continuación vamos a darte algunos tips de cómo puedes utilizar este utensilio con mayor seguridadHan habido casos de secadores que tuvieron que ser retirados del mercado porque echaban fuego al sobrecalentarse, por lo que resultaban ser muy peligrosos. En tal sentido, es preciso que sepas que el secador de pelo es un dispositivo eléctrico que debe utilizarse con precaución, y si se usa en exceso es posible que su nivel de temperatura haga colapsar el equipo, siendo necesario prestar atención a algunos consejos para el uso correcto de este aparato.

 

1. Tiempo de uso

En principio, es necesario controlar el tiempo de uso del secador, así que debes evitar mantenerlo encendido durante más de 15 a 20 minutos de forma continua, ya que puede suceder que el equipo se sobrecaliente. Si tienes pensado usar el secador durante un largo periodo de tiempo, es recomendable comprar un aparato con una potencia superior a los 1500 W, para evitar forzar el motor y por ello tener problemas con la temperatura, pues de esta forma podrás usarlo por más tiempo sin riesgo alguno.

 

 

2. Termostato de seguridad.

También es recomendable que el secador de pelo cuente con un termostato de temperatura para mayor seguridad, pues así podrás controlar el nivel de calor que necesitas para evitar el sobrecalentamiento del equipo. Pero si además, cuenta con un selector de velocidades que te otorguen un mejor control, en la intensidad del calor, es mucho mejor. Algunos equipos también cuentan con un selector para aire frío, que es ideal para aquellos cabellos deshidratados.

Otros aparatos más modernos, incluyen un sensor óptico capaz de medir el grado de humedad en el pelo y de esta forma adaptan la temperatura del secador al nivel de humedad. Entonces, dependiendo del aparato que poseas, es recomendable alternar entre el calor y el frío del secador, ya que si usas el aire frío es probable que se retrase la posibilidad de sobrecalentamiento. Posiblemente esto interfiera un poco respecto al coste del dispositivo, pero con el transcurso del tiempo, puede que te dure más.

 

3. Desconecta el secador.

Si mientras usas el secador te das cuenta que la temperatura es excesiva, se recomienda desconectar el aparato de la corriente por unos minutos, para dejarlo descansar del tránsito de electricidad, porque de lo contrario pudiera generarse un cortocircuito eléctrico y sería una experiencia muy desagradable. Asimismo, es importante tener en cuenta que el cable del secador pudiera estar dañado, por lo que es recomendable revisar el cable antes de conectarlo a la corriente, y si notas alguna avería en el mismo no lo utilices.

 

4. Utiliza los accesorios.

La mayoría de los secadores de pelo incluyen algunos accesorios muy útiles para ayudar a que el efecto de secado sea más duradero, tales como los difusores y boquillas que vienen incluidos. Estos elementos sirven para que la distribución del aire sobre el cabello sea más eficiente sin dañar tu melena, de esta manera puedes peinarte o secar tu pelo en menos tiempo. De cualquier forma, recuerda que si se usa una boquilla muy estrecha por mucho tiempo se podría forzar el aparato, lo que también generaría el sobrecalentamiento del equipo.

 

5. Lejos del agua. 

Una de las principales recomendaciones de cualquier equipo eléctrico, es mantenerlo alejado del agua, y en el caso del secador de pelo, esta advertencia se agudiza pues, generalmente, solemos secarnos el pelo en el baño, después de ducharnos, junto al lavabo, donde cualquier superficie puede tener restos de agua, lo que resulta altamente peligroso en caso de que el aparato en uso entre en contacto con este líquido. Así que te recomendamos no usar el secador cerca de algún depósito de agua, y una vez que dejes de usarlo, siempre desenchufa el cable del tomacorriente. Si en un momento determinado, el secador encendido se cae por accidente en un recipiente con agua o en la bañera, no intentes sacarlo con tus manos.

 

 

6. Mantén limpio el secador.

Otra forma de evitar el sobrecalentamiento de tu secador de pelo es limpiar periódicamente el filtro de pelusas, el cual se encuentra en la parte posterior del aparato. Para esta limpieza puedes utilizar un cepillo de dientes que ya no uses, y quitar el cabello o las pelusas que pudieran adherirse a la entrada de aire del equipo. Seguidamente, puedes abrir el secador y con el cepillo quita todo lo que se encuentre alojado en el interior del aparato, así como el pelo que está alrededor de la bobina. Una vez limpia toda esa zona, puedes ensamblar nuevamente el secador, atornillando todas sus partes. Ten en cuenta que al mantener limpio el secador de pelo, además de contribuir a que tenga una buena apariencia, puedes extender su vida útil por mucho más tiempo y funcionará adecuadamente, evitando riesgos de sobrecalentamiento cuando lo estés usando.

 

7. Renueva e invierte en un secador nuevo.

Lo mejor en cualquier caso es comprar un secador de pelo que sea de calidad, de una marca recomendada, que sea capaz de cuidar tu cabello y no dañar tu cuero cabelludo. Así que, lo recomendable es invertir en el mejor secador de pelo del momento (Si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir) y con el uso adecuado, no tendrás problemas con el sobrecalentamiento del equipo. Ahora, si tu secador de siempre presenta problemas con la temperatura o se apaga sin razón, es probable que su vida útil haya caducado y necesita ser reemplazado, por lo que se debería renovar por un equipo nuevo. Por ningún motivo, intentes reparar el secador de pelo por tu cuenta (a menos, claro, que tengas todos los conocimientos y herramientas necesarias), si piensas que puede ser reparado es preciso que lo lleves a un técnico especializado con experiencia, para que evalúe el daño que tiene y si puede remediarlo.