Última actualización: 12.11.19

 

Nuestro cabello siempre ha sido una parte importante de la apariencia que proyectamos y aplica tanto para hombres como para mujeres, siendo necesario que conozcamos los principales problemas que sufre nuestro pelo y cómo podemos solucionarlos, de manera que logremos tener un cabello saludable, brillante e hidratado. 

 

Además de nuestro rostro el pelo es una parte del cuerpo que queda a la vista de todos es por eso que le damos tanta importancia a su apariencia. En este sentido, es necesario que sepas de la existencia de muchos agentes externos que son capaces de estropear tu cabello, dándole un aspecto débil, áspero, quebradizo y sin brillo, por lo que es importante que aprendas a identificar cuáles son esos factores dañinos para tu pelo y que se han convertido en potenciales enemigos de tu apariencia, para que puedas evitarlos y combatirlos por la salud de tu melena.

Así que, si quieres tener una melena perfecta debes prestar atención a las siguientes líneas, ya que hemos preparado para tí una lista con los principales problemas que afectan la salud de tu cabello, tales como la plancha, el secador de pelo, la contaminación ambiental, el sol, los químicos, etc., los cuales pueden hacer que mantener tu apariencia sea una labor titánica.

Pero no debes preocuparte, porque también te damos las posibles soluciones que puedes emplear para proteger tu cabello de esos agentes, por lo que te recomendamos que sigas leyendo esta sencilla guía de cómo debes cuidar tu cabello contra sus enemigos principales.

 

1. Los rayos solares.

El principal enemigo de nuestro cabello es la exposición prolongada a los rayos solares, pues estos penetran en el cabello desde la raíz dañando la estructura interna de la fibra capilar, dándole un aspecto opaco, sin brillo y deshidratado a nuestro cabello. Así que, lo mejor para el verano, es utilizar productos profesionales adaptados para el cuidado del cabello durante la exposición al sol.

Aunque si te sirve un remedio casero, puedes mezclar 2 cucharadas de algún bloqueador solar con un FPS de 25, en una taza de agua y añadir esta mezcla en un recipiente con atomizador. Rocía tu cabello con esta preparación cuando te estés peinando y repite la aplicación cada tres horas. También es recomendable el uso de gorras, sombreros, pañuelos, entre otros accesorios, cuando te expongas al sol.

 

 

2. El estrés y la caída del cabello.

Cuando estamos sometidos a mucho estrés nuestro cabello presenta una alteración en su ciclo, afectando a los folìculos pilosos, provocando su caída. Para combatir la caída del cabello puedes utilizar diferentes productos que son comercializados en el mercado, así como acudir a un especialista que te oriente acerca de las acciones precisas que puedes aplicar para cuidar tu cabello y evitar su caída.

 

3. La contaminación y el medio ambiente.

Otro enemigo importante para el cabello es la contaminación, incluso puede producir daños irreversibles para nuestro pelo. La exposición prolongada a la contaminación debilita el cabello, puede generar caspa y hacer que la apariencia del pelo sea opaca y sin vida. 

Es por ello, que para darle una buena protección a tu melena es necesario que cumplas con una estricta rutina de limpieza, lavar el cabello de forma adecuada, usando champú adaptado a tu tipo de pelo, masajeando con las yemas y aclarando bien con agua tibia. 

Si tu cabello es seco, procura lavarlo cada dos días, pero si es graso, debes lavarlo un día sí y un día no, pues la partículas de suciedad tienden a adherirse más rápido a tu cuero capilar, por lo que se afectará su apariencia. También puedes utilizar gorros o sombreros para proteger tu cabello de la contaminación. 

 

4. Mala alimentación y el cuidado del cabello.

Si no tienes una alimentación adecuada ello va a repercutir en tu cabello, pues lucirá débil y quebradizo, por lo que es recomendable mantener una dieta con frutas, legumbres, vegetales, reducir el exceso de grasas y de sal. Así que, para revitalizar tu cabello es importante que incluyas en tu dieta diaria alimentos ricos en vitamina B12, ácido fólico, biotina, entre otros.

 

5. Aléjate del agua de mar y del cloro de las piscinas.

Gracias a su alto contenido de componentes químicos la exposición prolongada de nuestro cabello en el mar o en piscinas, deterioran la apariencia de éste, pues se verá debilitado, con una extraña tonalidad y en especial, si acabas de teñir tu cabello, el daño será peor.

Así que, lo recomendable es utilizar agua natural para proteger el cabello, antes de ir a nadar moja tu cabello con agua de la llave, para que tu cabello humedecido no absorba el cloro o la sal, y cuando salgas del mar o de la piscina vuelve a aclarar tu cabello con agua natural. 

 

 

6. El uso excesivo de planchas, secadores de pelos y rizadoras.

Sabemos que estos aparatos son casi imprescindibles en nuestra rutina diaria de belleza y cuidado del cabello, pero el uso abusivo de estos dispositivos daña la raíz del folículo piloso, debilitando el cabello, le quitan humedad y tu cabello lucirá opaco. No importa si se trata del mejor secador de pelo del momento, o de la mejor plancha, su uso excesivo daña tu pelo. 

Es por ello, que te recomendamos aplicar un protector de calor antes de usar cualquiera de estos accesorios, tal como el aceite de coco en las puntas del cabello. Deja descansar tu cabello del calor, déjalo secar al aire libre y de vez en cuando puedes peinarlo sin tantas herramientas, para que veas los resultados.

 

7. Los tintes y otros productos químicos.

Los tintes son un enemigo mortal para nuestro cabello, debido a su composición con amoniaco para fijar el color en el pelo, porque este químico abre la cutícula y ocasiona porosidad en el cabello. Para protegerlo, debes aplicar buenos hidratantes antes de colocar el tinte y recortar las puntas para evitar que se dañen con el producto. También debes usar productos adecuados para el cabello teñido, porque ofrecen mayor protección y cuidan el color del tinte para que no se pierda la intensidad.