Última actualización: 26.02.24

 

El esmalte de uñas híbrido es un producto innovador que combina las ventajas del esmalte de uñas tradicional y del esmalte de gel. Este tipo de manicura ha ganado popularidad por su durabilidad, resistencia a los daños y al desconchado. Descubre cómo hacer una “híbrida” en casa.

El esmalte de uñas híbrido es un producto innovador que combina las ventajas del esmalte de uñas tradicional y del esmalte de gel. Este tipo de manicura ha ganado popularidad por su durabilidad, resistencia a los daños y al desconchado. Descubre cómo hacer una “híbrida” en casa.

 

Ventajas del “híbrido”

Las uñas semipermanentes tienen varias ventajas sobre el esmalte tradicional:

el esmalte es muy duradero, resistente a los daños – puedes disfrutar de tu color favorito durante más tiempo independientemente del trabajo “manual” que realices – incluso hasta 3 semanas;

la fórmula única del esmalte híbrido garantiza un secado rápido, reduciendo el riesgo de que el esmalte se corra después de pintar las uñas;

el esmalte híbrido refuerza la placa de la uña.

 

¿Cómo me preparo para pintar uñas semipermanentes?

¿Cómo hacer uñas semipermanentes? En primer lugar, prepara las placas de las uñas. Elimina el esmalte anterior y utiliza una lima de uñas para darles la longitud y la forma deseadas. Asegúrate de que tus uñas están limpias y libres de aceites y lociones. Estos productos podrían reducir la adherencia del esmalte híbrido y causar resultados inciertos al finalizar el proceso. Una vez que te has asegurado de que tus uñas están limpias, puedes proceder a empujar suavemente las cutículas hacia atrás, ayudándote con un palito de madera, acto seguido retíralas con un alicate teniendo cuidado de no herir la base de la cutícula.

Después de limpiar y dar forma, es hora de pulir y alisar las uñas. Puedes utilizar un taco pulidor para matizar las uñas, de modo que el esmalte se adhiera mejor a la placa de la uña, y utilizar un pincel para eliminar el polvo. Desengrasa la superficie de la placa. Si es necesario, también puedes aplicar una imprimación para aumentar la adherencia del esmalte. 

Ahora toca el turno de aplicar la base. Deberás hacerlo colocando una fina capa de base, la cual deberás dejar reposar unos cuantos segundos para, posteriormente, curar bajo una lámpara UV o LED. Consulta la descripción del producto elegido para ver cuánto tarda en curarse. La capa base facilitará que el esmalte híbrido se adhiera a la uña y hará que tu manicura dure más tiempo.

 

Aplicación del esmalte híbrido

Si ya has aplicado una capa base, cubre tus uñas con una fina capa de esmalte híbrido del color que elijas, empezando por los cuatro dedos más largos. No te preocupes si no logras que la uña quede totalmente cubierta con el color deseado, lo más importante es que  sea uniforme. Después, deberás concentrarte en el pulgar. Al ser la uña más grande, deberás poner mayor atención. Recuerda proteger el borde libre de la uña al aplicar cada capa de esmalte (incluida la capa base). Cura el esmalte en la lámpara y aplica otra capa fina para realzar el color. Si después de esta capa notas que aún quedan zonas en las que el color no ha cubierto totalmente, puedes evaluar si requiere aplicar una tercera capa, la cual también deberá ser fina y uniforme.

Por último, aplica un top coat, que es la capa superior del estilo híbrido. Esta capa ayudará a fijar el color y dará a tus uñas un acabado brillante. Recuerda endurecer el top en una lámpara.

Consejos 

Antes de decidirte a hacerte una manicura semipermanente en casa, reúne todos los accesorios y herramientas necesarios. Sobre todo, necesitarás una lámpara UV o LED para endurecer el esmalte, los esmaltes adecuados (base, top y esmalte híbrido del color que elijas). Por supuesto, también necesitarás los accesorios clásicos de manicura: lima, palito para cutículas, alicates, taco pulidor.

Recuerda que limpiar y desengrasar las uñas es fundamental para conseguir un resultado duradero y de aspecto profesional. Empieza por eliminar cualquier resto de esmalte o pintauñas antiguo con un quitaesmalte (preferiblemente sin acetona). Si ya te has hecho un híbrido, por ejemplo en un salón de belleza, puedes utilizar un quitaesmalte híbrido. 

No te saltes la capa base. Aplicar una capa de base es fundamental, ya que ayuda a proteger la placa de la uña y proporciona una superficie lisa para el esmalte híbrido. Aplica una fina capa de base en cada uña y recuerda cubrir toda la superficie de la uña.

Aplica siempre el esmalte híbrido en capas finas y uniformes. Esto evitará que se formen burbujas y “pliegues” en el esmalte y te permitirá mantener el control sobre la intensidad del color.

En conclusión, no hay excusa para no mostrar tus manos con una manicura perfecta. No te rindas si no logras los acabados esperados en la primera sesión. Recuerda que la práctica es indispensable para mejorar. Por otro lado, también es importante adquirir productos de buena calidad, te permitirán una manicura impecable por más tiempo. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS