Última actualización: 06.12.22

 

Uno de los problemas más habituales relacionados con nuestra salud dental es la presencia de caries. Algo que supone una molestia considerable y que puede causar incluso la pérdida del diente. En esta dolencia, la calidad del esmalte dental es vital, teniendo los minerales un peso considerable en la misma.

 

Una salud dental adecuada es algo fundamental para nuestro bienestar. Y ya no solo por los dolores y molestias que supone una caries, una fractura dental o cualquier otro problema similar, sino también por las posibles enfermedades que este tipo de problemas dentales pueden causar, que van más allá de la boca. Para conseguir mantener esta buena salud dental, la solución más habitual es recurrir al cepillado frecuente de los dientes y al uso de un enjuague o colutorio adecuado.

Sin embargo, existen ciertas personas en las que la calidad de ese esmalte dental no es todo lo buena que debería, lo que provoca problemas, tales como sensibilidad dental o una mayor propensión a las caries y a otras dolencias similares. Algo que les afecta incluso cepillándose con frecuencia y cuidando sus dientes. Este aspecto no significa, por sí mismo, que esa persona padezca algún tipo de enfermedad, así que no siempre hay un tratamiento claro al respecto. 

Pero sí es cierto que existen remedios para este inconveniente, tales como el proceso de remineralización dental. Algo que resulta tan sencillo con una pasta de dientes adecuada, como la GC MI Paste Plus. No obstante, hay más opciones para ello. Te las desvelamos en nuestro articulo, donde también te contamos lo que debes saber de este proceso.

 

¿De qué está hecho el diente?

Como paso previo antes de entrar en materia, es importante saber de qué están hechos nuestros dientes. Estas piezas se forman de tres tipos de tejidos duros que, pese a lo que muchas personas piensan, no son huesos, ni tienen que ver con estos.

En sus capas exteriores, el diente se forma de un esmalte, la dentina y el cemento, siendo la parte más dura del mismo. El esmalte es la parte exterior del diente y es la que sufre los efectos y daños que se generan a la hora de masticar, debido a los roces entre dientes o con los alimentos. Su cometido es proteger el resto del diente de este trato.

Debajo de esta zona, tenemos la dentina, el material más abundante del diente y que quedaría expuesto si hay caries o una rotura en el esmalte. Finalmente, tenemos el cemento, que protege la raíz del diente en su parte inferior.

En estos tres tejidos, pero sobre todo en el esmalte, abundan los minerales. Estos son responsables de dar al diente buena parte de su dureza y de ayudar al mismo a que soporte el uso que le espera a la hora de ingerir alimentos o de de responder ante cualquier pequeño golpe. Por eso es tan importante su dureza.

 

¿Qué es la remineralización?

Cuando hablamos de remineralizar los dientes, lo que estamos haciendo es aportar a los mismos los minerales necesarios para que estos mejoren su dureza y su resistencia. Parte de este proceso se realiza mediante la alimentación, que siempre debe ser variada y saludable. Sin embargo, también conviene realizar aportes adicionales de los nutrientes básicos que el diente necesita para mantener su mejor salud.

El aporte más habitual es el de flúor, que está presente en buena parte de las pastas de dientes y colutorios que encontramos en el mercado.También es importante que durante esta desmineralización el cuerpo tenga un adecuado aporte de calcio, procedente principalmente de la alimentación. Algo que también ayuda a mantener los huesos más fuertes y que previene otros problemas de salud, como la osteoporosis.

Finalmente, este proceso de remineralización también implica el aporte de otros elementos, como el magnesio, el zinc, el hierro o el fósforo, entre otros. También se requieren de ciertas vitaminas básicas para la buena salud dental, tales como la A o la D. Casualmente, estas últimas son también las que se recomienda ingerir a las personas con problemas óseos, gracias a su poder para formar estructuras duras y resistentes en nuestro cuerpo, ya sea en los dientes o en nuestros huesos.

Aprende a remineralizar tus dientes

Aunque pueda parecer algo difícil, remineralizar los dientes es algo sencillo. De hecho, seguramente ya lo estés haciendo casi sin darte cuenta.

Si estás usando una pasta de dientes con flúor, ya estás añadiendo a tus dientes parte de los minerales que necesita. También existen colutorios fluorados, que sirven como tratamiento para aquellas personas con problemas de desmineralización dental o para aportar a los dientes ese extra de mineral necesario en ciertas etapas de la vida, como la niñez. 

No obstante, también existen pastas específicas que, además del flúor, aportan calcio y otros ingredientes adicionales a los dientes durante el cepillado. Estos también se ingieren a través de la alimentación. Esta debe ser sana, equilibrada y variada, para asegurar el aporte de proteínas, vitaminas y minerales necesarios para que los dientes tengan una mejor salud.

En casos extremos, los dentistas disponen de tratamientos dentales específicos para mejorar la mineralización dental. Si tienes dudas, este profesional te indicará si son adecuados para ti y cómo proceder al respecto.

 

Efectos de la remineralización

El principal efecto que tiene la remineralización es su capacidad para reducir la presencia de poros o huecos dentro de la zona del esmalte dental, incluso a nivel microscópico. Pensemos que cualquier pequeño espacio es factible para que se acumulen restos de alimento o azúcares, que pueden suponer el inicio de una caries. Además, este esmalte reforzado reduce los problemas de sensibilidad dental, al incrementar la densidad de la pared del esmalte y separar de forma más eficiente la parte exterior del diente respecto de la dentina.

Lo que no puede hacer la remineralización es recuperar el esmalte dental perdido, lo que se denominaría como regeneración dental. A diferencia de otros animales, en el  ser humano, los dientes no vuelven a crecer ni se regeneran con el tiempo.

Al respecto se están realizando estudios con células madre con los que “crear” base de diente que se insertaría tras una endodoncia, aunque estos estudios aún están en sus fases iniciales. Mientras tanto, el proceso de remineralización es una buena idea para mejorar nuestra salud dental, mantener unos dientes más sanos e incrementar su resistencia ante las amenazas de la vida diaria.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS