Última actualización: 18.04.24

 

La apariencia de nuestra melena depende de muchos factores; por ejemplo, la dieta y los productos que utilizamos para modelarla. Sin embargo, el cepillado también debe ser parte importante de la rutina capilar, ya que hacerlo de forma adecuada puede contribuir a su fortalecimiento y salud.

Existen muchos mitos alrededor del tema del cepillado. Por tal motivo, aún hay muchas personas que tienen una gran cantidad de dudas en relación a este tema. Hoy te invitamos a descubrir qué beneficios ofrece y cómo puedes realizarlo correctamente. De esta forma, se convertirá en tu mejor aliado para tener un pelazo de ensueño y conservarlo a través del tiempo.

 

Eligiendo el cepillo correcto

Un buen cepillado comienza por tener el cepillo correcto. Eso es indiscutible. Es un error creer que todos los cepillos para el pelo pueden utilizarse, por ejemplo, en una melena con un pelo frágil y quebradizo. De igual manera, una melena muy rizada necesita un tipo de cepillo específico para trabajarla. Esto evitará que el proceso termine en un lío de tirones y nudos. Como podemos notar, la estructura del pelo y sus características serán las que nos indiquen cómo debe ser este accesorio para que cumpla su finalidad sin estropearlo.

En reglas generales, si tu pelo es grueso y de longitud media a larga, deberás utilizar un cepillo grande y plano; puede ser cuadrado o redondo, lo importante es que tenga una base amplia. Si tienes un pelo fino, puedes utilizar uno de menor tamaño y con púas estrechas.

Por otro lado, cuando se trata de elegir un cepillo para modelar, puedes optar por uno circular; el diámetro y la densidad de las púas también se seleccionará de acuerdo al grosor de tu pelo.

 

Beneficios que aporta el cepillado

Ahora pasaremos a conocer cuál es la importancia del cepillado en el pelo. Primero, vamos a aclarar que se trata de un cepillado de mantenimiento, no de modelado.

El cepillado activa la microcirculación de los folículos capilares, ayudando a que el pelo reciba los nutrientes que necesita para crecer sano y fuerte. De igual forma, distribuye los aceites naturales a través de cada filamento, con lo cual se consigue mantenerlo acondicionado y brillante.

Por si fuera poco, las impurezas y restos de suciedad que se adhieren al pelo durante el día pueden eliminarse con el cepillado, sin olvidar mencionar que un pelo sin enredos siempre se ve mejor.

Consejos y técnicas para cepillar el pelo correctamente

Sin importar si tu pelo es grueso o fino, lo debes cepillar comenzando por la sección de las puntas. Esto ayudará a que los nudos no se acumulen en ellas, lo que contribuye a que se dañen. Una vez que las puntas están libres de enredos, ve cepillando secciones cada vez más arriba, hasta llegar cerca de la raíz.

Comienza el cepillado desde la sección de la nuca, no desde la capa externa.

Nunca uses el cepillo cuando el pelo está húmedo. Espera a que seque. Si necesitas desenredarlo, utiliza un peine de dientes anchos y asegúrate de haber utilizado algún tipo de acondicionador en tu pelo.

Es importante cepillar el pelo antes de lavarlo, esto ayudará a desprender los fijadores y otros productos que se utilizaron para moldearlo. También, eliminará pequeños nudos que se podrían haber formado, lo que permitirá que el proceso de lavado del pelo sea más sencillo. Además, si al frotarlo con champú para lavarlo lo haces con delicadeza, el proceso para desenredarlo será mucho más rápido, sencillo y menos agresivo para el pelo.

Siempre cepíllate gentilmente; sin utilizar demasiada fuerza. Es mejor que el proceso dure más tiempo que dañar tu melena.

Aplica aceites naturales, si es necesario. Esto es más importante en melenas rizadas, para ayudar a mantener cada rulo humectado, lo que ayudará a que tenga más movimiento.

No trabajes demasiado el área de las raíces con el cepillo. Puedes estimular las glándulas sebáceas y fomentar una producción excesiva de sebo.

Mantén limpios tus cepillos. Te recomendamos crear una rutina de limpieza breve después de cada uso, para eliminar el pelo que pudo quedar depositado en las púas. Después, cada mes, colócalos en agua caliente con algún limpiador suave que ayude a remover la grasa.

Prefiere los cepillos de fibras naturales. Este tipo de cepillos evitan el frizz y son más gentiles con tu pelo.

No hay un número de pasadas específico que debas contar al cepillar tu pelo. El objetivo es pasarlo por toda la melena.

Ahora que sabes más sobre el cepillado, no dudes en mimar tu melena cada día. Recuerda que estarás otorgándole un suave masaje que ayudará a que se mantenga sano y fuerte.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS